En los últimos años, una serie de aplicaciones llegaron al mercado de dispositivos móviles con el fin de posicionarse rápidamente en el espacio del storytelling. Esto es, de permitir contar historias con textos, fotos y videos, con el foco en la simplicidad de la edición y publicación. Entre las distintas opciones que aparecieron se destacaban dos: Steller y Storehouse. La primera era la que mejor diseño tenía, pero su foco se concentraba únicamente en la aplicación, y compartir contenido se limitaba a difundir el enlace a la historia. Storehouse en cambio tenía intenciones un poco más amplias. Aunque su diseño no era tan bueno, permitía embeber los contenidos en terceros sitios, como los blogs.

Steller

A pesar de sus funcionalidades interesantes, ninguna de las dos aplicaciones logró traccionar muchos usuarios. A Steller le fue un poco mejor, pero Storehouse no logró despegar, y cerró hace algunos meses. Por ahora Steller continúa como siempre, pero habrá que ver si a futuro logra un número de usuarios lo suficientemente amplio como para comenzar a vender publicidad y servicios. Por el momento sigue con su estrategia muy activa de promocionar a los usuarios destacados y a seleccionar las mejores historias del día.

El mercado del storytelling, además, tiene una fuerte competencia. Google ha venido desplegando, a través de Google+, muchas herramientas de automatización de historias, que permiten crear narraciones visuales de manera muy rápida. Facebook está implementando funcionalidades similares, aunque por ahora no están tan desarrolladas como las opciones de Google. Twitter tiene su herramienta Curator para crear historias a partir de las publicaciones en su red, pero por ahora no le ha dado mucho impulso.

Quien tuvo mucho éxito, y de manera bastante inesperada, fue Snapchat. Luego de enfocarse durante mucho tiempo en la publicación efímera, hizo cambios muy importantes en sus funcionalidades. Ahora permite almacenar publicaciones directamente en la aplicación, e incluso importar fotos desde la memoria del teléfono. Luego es posible republicar todos esos contenidos bajo la forma de nuevas historias -que, por cierto, durarán 24 horas como siempre.

Pero esos cambios en Snapchat se hicieron poco tiempo antes de que Facebook decidiera que Instagram incorporara herramientas muy similares para la creación de historias. Demasiado similares, se puede marcar, pero bastante exitosas entre los usuarios de Instagram, que podían contar con otra posibilidad de publicación. Todavía queda por ver cuánto impactará sobre el crecimiento futuro de Snapchat. Por ahora lo que se puede ver es que muchos usuarios que hace tiempo vienen buscando ganar seguidores en Snapchat ahora clonan sus mismas historias en Instagram. Encima, parece que Facebook ya está testeando herramientas similares de publicación por 24 horas en Messenger, lo que vendría a competir con la estrategia más basada en la privacidad por parte de Snapchat.

Instagram Stories

El posicionamiento de grandes compañías como Snapchat, Instagram, Twitter, Facebook y Google deja poco espacio a los nuevos emprendimientos. Aunque ninguno de ellos llega al refinamiento visual de Steller, por ahora tienen mucha más capacidad de empujar sus opciones entre sus muchos usuarios. Aún así, el mercado del storytelling sigue muy peleado y sin que quede muy claro quien puede posicionarse como actor dominante. 

Anuncios