Como conté hace unas dos semanas, estuve durante 12 días en Mérida, Yucatán, México, para participar como facilitador de un curso de la Fundación Themis y la Organización Mundial del Turismo. Hubo 42 participantes en el curso; 28 de México y 14 de otros países de América Latina -Guatemala, Honduras, Ecuador, Chile, Brasil, Paraguay y Perú. El tema era “Excelencia en Marketing Turístico: Los medios sociales en el destino turístico”, y el objetivo era que los participantes adquirieran conocimientos teóricos y metodológicos para desarrollar planes de marketing en medios sociales para un destino. En su mayoría los participantes se desempeñan en el sector oficial del turismo, o en organizaciones que trabajan en relación con el Estado. El curso duró 5 días, con una carga horaria muy alta por día, y culminó con una propuesta inicial de e-marketing para uno de los destinos visitados. En las publicaciones en redes sociales van a encontrar los materiales publicados bajo el hashtag #OMTMex16.

Los participantes se dividieron en 4 grupos, y cada uno de ellos realizó una visita técnica a un destino específico. Éstos fueron Progreso, Valladolid, Izamal y Maní. Allí, además de la experiencia turística, conversaron con actores relevantes del mercado turístico local e hicieron encuestas con turistas que visitaban la zona. El objetivo era contar con información para el proyecto final. Los grupos trabajaron muy bien, y terminaron muy comprometidos con sus proyectos, a pesar de que tuvieron que trabajar hasta bastante tarde cada día para llegar con todo.

Uno de los puntos que más me interesó fue como cada grupo adoptó su destino desde un intenso involucramiento emocional: hicieron una presentación donde enfatizaron cuán identificados se sentían con ellos. En cierto modo, se constituyeron en sí mismos en el turista que todo destino quisiera tener: emocionalmente involucrado, defensor de la cultura local y de sus atractivos. Se trata de un tipo de conocimiento muy importante para estas épocas de publicación en Internet, sobre todo si pensamos que el curso fue realizado por profesionales turísticos que están trabajando en proyectos en medios sociales, sitios Web y blogs, entre otros.

En mi caso, mi aporte fue ir más allá del tema de la planificación turística, y marcar cómo la generación de contenidos para el sector turístico debe relacionarse con distintos temas. Desde el ciclo del viajero hasta el involucramiento emocional y la creación de comunidades. Y, como finalmente se trata de marketing, cómo medir la efectividad de esas estrategias.

Participar de este curso fue una muy buena oportunidad para trabajar muchas de las temáticas del turismo que analizo en este blog. Fue mi primera visita a México, mi primer curso para Themis y Organización Mundial del Turismo, y mi primer curso con una audiencia de tantas nacionalidades. Fueron 4 meses de trabajo previo que se notaron, porque el curso salió muy bien. Hubo un gran trabajo conjunto con David Vicent, quien también fue facilitador, y Marcela Pimenta, la coordinadora, que ayudó mucho a los buenos resultados. Y desde ya tengo que agradecer la confianza de Sonia Figueras y Omar Valdez, de Themis, por permitirme participar del curso. Los equipos de trabajo del ICTUR – SECTUR de México y de Turismo Yucatán hicieron un trabajo impresionante a la hora de organizar un curso tan complejo desde lo logístico, además de brindarnos mucha hospitalidad :)

Sobre los recorridos por Yucatán se vienen algunas entradas en los próximos días, todavía me queda mucho material por revisar.

Anuncios