Con el correr de los meses, la situación de GoPro no ha cesado de empeorar. Ventas cada vez menores, pronósticos financieros no cumplidos, acciones a la baja, nuevos productos que se demoran. No es una buena combinación. A medida que pasan las semanas, las comparaciones con las cámaras Flip, ese suceso de 2009, no cesan de aparecer. El punto es bastante simple: los teléfonos se quedaron con el mercado de Flip, y pronto se van a quedar con el de GoPro. Pero en realidad la comparación tiene una serie de problemas. En esta entrada exploro las similitudes y diferencias entre Flip y GoPro.

Flip

Para quienes no las conocieron, las cámaras Flip fueron un dispositivo de video dedicado, muy simples de operar, y orientados al mercado de consumidores finales. En un momento en el que los teléfonos producían unos videos de pobre calidad, estas cámaras tenian mejor calidad, ya que grababan en calidad HD 720p y 1080p. Eran una buena alternativa para quienes querían tener un dispositivo simple, con imágenes de mejor calidad y fáciles de compartir en Internet, gracias a que venían con un conector USB directo a la PC, sin cables. Pero las mejoras planteadas en los teléfonos y la mejor calidad de video terminaron con el mercado para las Flip, que para 2011 ya eran un recuerdo para la mayor parte del público, aunque han seguido en el mercado con nuevos modelos.

¿Es el caso de GoPro el mismo que el de las cámaras Flip? Vamos por algunas de las similitudes.

En primer lugar, en muchos viajes en los últimos años vi bastante gente usando las GoPro para selfies. Gracias al amplio ángulo de sus lentes, una foto en, por decir un lugar, Machu Picchu mostraba tanto a los viajeros como al paisaje. Ese uso seguramente va a ser cada vez menor, gracias a que los teléfonos más nuevos tienen cámaras delanteras con más ángulo y mejores controles para selfies.

Segundo, los telefonos de alta gama están sumando resolución 4K y mejores controles de estabilización. Por lo tanto, para aquellos usuarios que quieren obtener buenas imágenes de video, con mucha calidad, las GoPro ya no son la opción casi exclusiva.

Vamos con las diferencias. En primer lugar, y a diferencia de las Flip, hay usos de las GoPro donde los teléfonos no pueden competir. Deportes extremos, caminatas donde necesitamos que la cámara funciones sin sujetarla con las manos, filmaciones bajo el agua, son espacios donde las GoPro siguen siendo imprescindibles. Segundo, la cantidad de adaptadores y el ecosistema que las GoPro han creado a su alrededor es mucho mayor que en el caso de las Flip, e implica que muchos usuarios han invertido mucho más dinero en estas cámaras que las Flip. Aunque la pregunta es si este mercado de usuarios especializados producirá tanta demanda como para sostener el negocio de GoPro.

GoPro

Y aquí viene uno de los grandes problemas de las GoPro: el surgimiento de una gran cantidad de marcas competidoras que vende producto relativamente similares -aunque por lo general con menor calidad de video- pero a precios mucho más económicos. Y que, además, pueden usar los adaptadores y elementos que han surgido para el mundo GoPro. Frente a ello, muchos usuarios han optado por comprar cámaras de acción de menor precio, lo que ha impactado de manera muy fuerte en los despachos de GoPro.

Y por último, GoPro parece estar en una etapa muy complicada en cuanto a renovación. Su línea de drones recién va a salir para la última parte del año; su cámara Session no ha logrado demasiado suceso y han debido rebajar su precio a 199 dólares; y no parece que su línea más fuerte tenga por ahora demasiadas renovaciones. La respuesta de la empresa, por ahora, ha sido comenzar a concentrarse en el mercado de los contenidos, con la compra y relanzamiento de aplicaciones como Quik y Splice, de las que vamos a hablar esta semana. ¿Le alcanzará a GoPro la apuesta por la producción de contenidos para sostener su posición en el mercado?

Anuncios