#LaPampaATB: un recorrido por Parque Luro

La visita a la reserva natural Parque Luro tenía un objetivo: conocer el lugar durante la brama de los ciervos colorados. Se trata del período anual de celo y reproducción de esta especie, durante la cuál los machos se trasladan a la misma zona del parque donde están las hembras -el resto del año están separados- para aparearse. Debido a esto, son más faciles de encontrar y ver por parte de los visitantes. Los machos emiten bramidos durante todo ese período, lo que le da el nombre de “brama” al período. Se trata del período en que el parque tiene un mayor número de visitantes. Como coincide con la Semana Santa, ya que la brama se da en los meses de marzo y abril, es el momento con más movimiento.

Temporada de brama

Los ciervos se pueden encontrar en particular en la zona boscosa cercana a la entrada. Como el período de brama ya se está acercando en estos días a su final, pueden encontrarse grupos de hembras solas, pero también hallarán grupos en donde aún está presente el macho. Para tomar fotos desde ya les convendrá llevar una cámara con mucho zoom o un teleobjetivo. Como el parque tiene muchos claros entre los caldenes, con un poco de paciencia podrán hacer fotos bastante presentables.

Ciervo Colorado en Parque Luro

Durante el período de brama hay dos excursiones diarias. Una a las 7 de la mañana, y otra a las 18 horas. Quienes realicen la visita de la tarde / noche podrán quedarse para hacer una observación astronómica, y quedarse de paso en el restaurante. La entrada al parque cuesta 10 pesos para los pampeaños y 30 pesos para los no residentes en la provincia.

Ciervo Colorado en Parque Luro

La excursión para la brama cuesta 200 pesos (valores de abril de 2016) e incluye desayuno, si lo hacen a a mañana, y observación astronómica si van a la tarde

Ciervo Colorado en Parque Luro

La reserva

La reserva tiene además la mayor área protegida de caldenes del país. Se trata de un árbol autóctono de la pampa húmeda, y que hoy se puede encontrar sobre todo en la provincia de la Pampa.

Las tierras del parque pertenecen a la provincia desde la década del ´60, cuando fueron vendidas por los descendientes de Antonio Maura, en ese momento sus dueños. Antes, había sido una estancia propiedad de Pedro Luro, quien desde principios del siglo XX pensó a la zona como un coto de caza. Por ello, trajo ciervos colorados desde Rusia, además de jabalíes y faisanes. Éstos últimos no lograron adaptarse a la zona y hoy ya no están presentes, pero si hay unos 1200 ciervos y un número no determinado de jabalíes.

La casa, conocida como “El Castillo” construida originalmente por Luro, y ampliada por Maura, es hoy un museo donde se pueden ver muchos de los muebles originales de fines del siglo XIX. Es una casa muy amplia, de dos pisos, que se puede recorrer en unos 30 minutos. Hay visitas guiadas. Debajo tienen una serie de fotos que tomé en el museo.

Los recorridos por el interior de la reserva los hicimos junto a Lautaro Córdoba, director de Áreas Protegidas. Además de la zona de la brama y el museo, visitamos la casa de encargado de la estancia, conocida como “El Caserío”, donde se pueden encontrar las viejas instalaciones del criadero de faisanes, y el caldén más antiguo del lugar, conocido como “Matusalén”, con algo más de 170 años de edad. A eso le pueden sumar la sala de carruajes y el Tanque del Millón, una hermosa cisterna de agua en la parte más alta del parque. En el parque también encontrarán una pequeña laguna, formada sobre un salitral, y que en algunos momentos del año puede quedar sin agua. Allí van a encontrar patos y otras aves de la zona. Hay 180 especies de aves registradas en la reserva.

En el parque van a encontrar un restaurante, donde van a poder comer desde picadas hasta pastas, y desde ya distintos cortes de carne. El restaurante es bastante concurrido los fines de semana, cuando el parque es visitado por residentes de Santa Rosa. Los encuentran en Twitter como @gmgastronomia.

Blog de Viajes en Instagram

El otoño, en particular los meses de abril y mayo, son los mejores momentos del año en cuanto a clima. Y el bosque para esa época luce con los colores amarillentos de esa temporada. Si quieren verlo más verde y con muchas flores, octubre y noviembre son los meses indicados.

Si bien una buena parte de la reserva es de conservación estricta, hay una gran porción acesible a los visitantes. Son 7600 hectáreas, de las cuáles 1600 están en uso turístico. Desde una zona de servicios, más bien orientadas a los locales, con parrillas y zonas de recreación, hasta cinco cabañas donde pueden alojarse los visitantes. Los precios de las cabañas, a abril de 2016, era 800 pesos la primera noche, y 600 la segunda noche en el caso de las dobles. Las triples, 1140 y 840. Cuádruple, 1480 y 1080. Y quíntuple, 1700 y 1200. Las cabañas tienen una pequeña cocina con calentador eléctrico y agua potable, más baños con agua caliente.

Durate la visita el tiempo no nos trató muy bien, en particular el día lunes, cuando la lluvia fue bastante persistente, como pueden ver en el vide. De todas maneras, eso no impidió que recorriéramos la zona para ver los ciervos y conocer el parque. Hay senderos autoguiados que se pueden recorrer todo el año.  Hay un centro de interpretación, con información y videos, y la presencia de guías.

El Parque Luro se encuentra a 35 kilómetros de Santa Rosa. Hay micros y combis que pasan por la entrada de la reserva, que se encuentra sobre la ruta, y que van camino a General Acha. También hay servicios de combis en la época de la brama los días martes y jueves. El parque está cerrado los días lunes.

El viaje a La Pampa pudimos realizarlo por la invitación del Ente Oficial de Turismo Patagonia Argentina, la Subsecretaría de Turismo de La Pampa y el Ministerio de Turismo de la Nación

Anuncios

Ya comentaste?