Cerro Otto es una de las instituciones de Bariloche. Desde su cima se puede tener una excelente vista de todos los alrededores, tanto de la ciudad como del entorno natural. El otro atractivo del Cerro es que sus instalaciones parecen haber quedado detenidas en el tiempo. Todo es vintage: desde el teleférico hasta la confitería que se encuentra en la parte superior.

La vista desde el Cerro Otto

La vista desde el Cerro Otto

La entrada al Cerro Otto está en el kilómetro 5 de Avenida Los Pioneros, pero hay micros gratuitos desde el centro de la ciudad, además de transporte público. El costo del teleférico es 230 pesos por persona (agosto de 2015). Los beneficios de Cerro Otto se destinan a fines benéficos. El tiempo de subida en teleférico es de menos de 10 minutos, y en la parte superior pueden aprovechar para hacer caminatas, en particular en verano. En invierno hay mucha nieve y no es tan fácil desplazarse. Se pueden alquilar deslizadores en la parte superior para recorrer las pistas.

Cerro Otto

Cerro Otto

Pueden subir al cerro hasta las 17 horas. El último descenso es a las 19 horas.

La confitería es muy conocida en Argentina por el hecho de contar con una tarima giratoria con piso de madera, que permite tener vistas de 360 grados con sólo permanecer en la mesa. Es todo un clásico del turismo en Argentina. Nosotros estuvimos por la tarde, y se puede recomendar el chocolate y las tortas. En cambio, el café y los churros no eran gran cosa. No hay demasiada variedad de productos, de todos modos. La confitería está abierta desde las 10 y hasta las 18:45 horas.

En este timelapse (que pueden ver hasta una resolución de 4K) pueden ver la vista desde la confitería.

Más datos sobre Cerro Otto en su sitio web.

Anuncios