En cualquier lugar del mundo encontraremos fast food. Muchos lugares tienen sus propias versiones de las comidas rápidas, y que no necesariamente se tienen que limitar a reversiones de las hamburguesas. En Holanda una de las más famosas es la cadena Febo, que tiene una característica muy particular: hay que colocar monedas junto al plato que queremos comprar, y tomarlo directamente de un expendedor automático, como se muestra en el video.

Si no tenemos monedas, hay una máquina para cambio, que toma billetes de 5 euros. O podemos cambiarlo con el cajero que se encarga de vender platos que no están en la expendedora automática -por ejemplo, los que necesitan salsas- y las bebidas. En Amsterdam hay una buena cantidad de locales, pero van a encontrarlos en todas las ciudades importantes de Holanda. De hecho, las fotos y video de esta entrada se tomaron en uno ubicado en La Haya.

Para los que nos les gusta correr riesgos, tienen comidas conocidas como hamburguesas y papas fritas. Pero para encontrar el lado original de Febo hay que por otras opciones en la maquina expendedora.

Algunas de las opciones de Febo

Bami: una croqueta apanada con relleno de fideos chinos picantes. No muy picante, por cierto.

Veal croquette: carne molida y cocida al punto de parecer leberwurst. De mis preferidos.

Saté croquette: carne más vegetales, sin la textura de leberwurst del veal croquette.

Frikandel: una salchicha frita que se puede servir con salsas.

Febo es bastante económico. Los platos que enumeré arriba salen 1,60 euros. Una hamburguesa, algo más de dos euros -aunque tienen versiones un poco más caras. Tienen que tener en cuenta que hay que poner el monto exacto a la hora de comprar su producto, porque no da vuelto.

Si quieren ver el menú completo de Febo, pueden ver en su página, una de las más feas que se pueden ver hoy en Internet.

Si pasan por alguna estación de trenes como Amsterdam Centraal van a encontrar a otra cadena, Smullers, que sirve casi las mismas opciones. Los platos cuestan 1,50 euros, y son un poco más picantes que Febo. En este caso ni siquiera tienen página Web… Vimos otro local en Rotterdam Centraal. Si no quieren comprar sandwiches en Albert Heijn To Go antes de subir al tren puede ser una buena alternativa.

Febo

Febo

Anuncios