Con bastante poca repercusión apareció la versión 3.0 (o 300 en el nombre oficial) de Hipstamatic. Alguna vez incluso más relevante que Instagram, se trata de una aplicación de fotografía que fue perdiendo relevancia con el paso del tiempo, a pesar de ser una de las más interesantes en cuanto a variedad de filtro y propuesta. La nueva versión tiene cambios muy profundos, que marcan el abandono del sendero de ser la versión digital de las cámara Lomo para pasar a brindar más opciones a los usuarios. Es exactamente el mismo camino que tomó Instagram hace algunas semanas.

El punto más importante de Hipstamatic 300 es que el medium format de 1×1 deja de ser el único tamaño. Ahora se pueden tomar fotos en 4×3, 16:9 y otros. Antes no se podían editar las fotos una vez tomadas; simplemente podíamos elegir el filtro y luego obtener el resultado. Ahora se puede editar la foto con posterioridad con cualquier filtro, incluso si no la tomamos con Hipstamatic. Cada foto puede además ser editada en aspectos básicos como luminosidad, definición, contraste, etc. Se pueden combinar las películas, lentes y flashes de la manera que nos guste. Y se puede optar por el modelo clásico de visor u otro más moderno, como se puede ver en la captura. Otro punto importante: toma las fotos a la máxima resolución que permita su iPhone -el 6s y 6s+ tienen 12 megapíxeles.

Visor moderno de Hipstamatic

Visor moderno de Hipstamatic

Si tomamos en cuenta que hace pocos días Instagram pasó a aceptar otros formatos, el cambio de Hipstamatic claramente busca aumentar su atractivo para los usuarios de esa Red. Pero como aplicación de no deja de tener el foco sobre los filtros, a pesar de la incorporación de herramientas básicas de edición. Y eso es un problema a futuro, a medida que cada vez menos gente los usa para publicar en Instagram. La razón es sencilla: la cámara de muchos dispositivos móviles ya es bastante decente, y muchos usuarios no sienten mayor necesidad de alterarlas para darles más interés.

Filtros de Hipstamatic

Filtros de Hipstamatic

Hipstamatic ya hizo el intento tardío de crear una red propia, Oggl, para competir con Instagram. Tuvo bastante poco suceso, y ahora la aplicación de Oggl no se actualiza desde febrero. De la misma forma en que lanzó tarde su red social (y no se entiende muy bien porque la separó de su aplicación principal) es muy probable que todos estos cambios necesarios que hizo Hipstamatic ya hayan llegado muy tarde. Algunos de nosotros vamos a seguir usándola, pero casi por costumbre. Es difícil predecir si a esta altura lograrán atraer nuevos usuarios. Para peor se siguen negando a salir en Android, y se mantienen en iOS como único sistema operativo para móviles.

Todavía no pude probar las funcionalidades “sociales”, que prometen seguir como se compartieron las fotos en distintas redes sociales. Lo voy a chequear en estos días a partir del uso de la aplicación.

Por cierto: la nueva versión es bastante inestable y se cierra de manera imprevista. Supongo que muy pronto habrá una versión para reparar estos problemas. Por estos días se puede bajar gratis (por lo general cuesta 1,99 dólares) del iTunes Store.

Anuncios