Cómo ya hemos marcado en otra ocasión, durante mucho tiempo las etapas del viaje fueron investigar, comprar, experimentar y contar tus experiencias a la vuelta. Pero ya desde hace tiempo la etapa de experimentar el destino sumó un nuevo punto: la de publicar en tiempo real en las redes sociales, algo que es muy importante en particular para bloggers y profesionales del mercado de turismo. No es difícil dar a conocer textos en Twitter y Facebook, o fotos en Instagram. Pero a la hora de subir videos normalmente hay que esperar a tener algún rato libre para editar las imágenes. Sin embargo, la posibilidad de publicar videos de 15 segundos en Instagram es una oportunidad interesante si ya hemos construido una comunidad allí. Por ello, en esta entrada me concentro en dos alternativas para editar tus videos de destinos de manera rápida, y que nos permitirán compartir breves clips sin tener que esperar a la edición final en la PC. Encontrarán en la entrada tres videos de ejemplos que armé en algo más de 10 minutos cada uno de ellos.

La primera alternativa es Quik. Se trata de aplicación que trae una serie de plantillas que automatizan la mayor parte del proceso de edición. Podemos definir la duración de los videos de acuerdo a un tiempo determinado o el ritmo de edición; podemos agregar música y sincronizar el movimiento con la canción; se puede agregar textos; y definir si el video será 16:9 o 1:1. La aplicación es gratuita, y todas las plantillas se pueden usar sin cargo. Los videos se pueden exportar a la memoria del teléfono o enviar para su publicación en diversas plataformas. Está disponible tanto para Android como para iOS.

Quik

Quik

El proceso está muy automatizado, pero en las últimas versiones se han agregado algunos elementos que permiten una mayor personalización, como la posibilidad de cortar cada segmento de video. Para hacer más simple la edición conviene filmar en fragmentos cortos, más manejables por el móvil.

Debajo, un ejemplo de video editado con Quik: 90 segundos en los pasillos y stands de la Feria Internacional de Turismo de Buenos Aires, edición 2016.

La segunda opción es Flipagram, que está disponible tanto para iOS como para Android. La ventaja principal de Flipagram es que permite seleccionar de manera muy sencilla que partes del video vamos a incluir. Para ello, las divide en partes de un segundo cada una, lo que permite hacer “saltos” dentro del video. Podemos tomar diferentes fragmentos y combinarlos, y luego agregar filtros de imagen, música y texto. Por defecto trae la que dice “Flipagram”, pero si hacen una compra in-app de US$ 1,99 pueden personalizarla. El resto de la aplicación se puede usar de manera gratuita, pero no incluye plantillas como Quik.

Flipagram

Flipagram

Lo que no me gusta tanto de Flipagram: las opciones para títulos o textos son muy limitadas.

Debajo un ejemplo muy breve que edité con Flipagram en la Feria Internacional de Turismo en Buenos Aires.

En ambos casos, con sus ventajas y desventajas, Quik y Flipagram aparecen como buenas opciones para la edición muy rápida de videos. De a poco se nos van a terminar las excusas de que hay que esperar más tiempo para ver las imágenes de los destinos. O, en todo caso, podemos mostrar estas ediciones rápidas en dispositivos móviles como un adelanto de los videos más extensos.

Anuncios