Uno de los elementos más populares de Foursquare era la parte de competencia. Básicamente, la pelea por quien era el mayor de un lugar, o la cantidad de checkins en determinado lugar, o los badges. Esos elementos desaparecieron de Foursquare cuando la aplicación se dividió en dos. Pero Swarm, la otra parte, heredó poco y nada de esos elementos de juego, y más bien se enfocó en la parte de planes conjuntos entre usuarios, como una manera de apuntar al público más joven. Pero claramente la división en dos aplicaciones no fue una buena estrategia. Foursquare perdió muchos usuarios al enfocarse únicamente en la parte de recomendaciones y competir de manera abierta con Yelp. Y Swarm nunca terminó de despegar.

Ya hace varios meses, Swarm anunció el regreso de los mayors, pero ahora Foursquare decidió sumar más elementos en su segunda aplicación. Entre ellos, el regreso de los tableros de los usuarios con más checkins, que van a ser premiados con “doblones”, una especie de premio virtual de Swarm que, por ahora, no tengo ni idea de para que servirá.

Para Foursquare, la movida es mucho más que un tema estratégico. Ya es una cuestión de supervivencia. Si no logra que los usuarios no hagan más checkins en Swarm, cada vez tendrá menor volumen de recomendaciones. Una caída que en los últimos meses se puede ver con sólo chequear la cantidad de visualizaciones que tienen tus recomendaciones. En mi caso, hay un 60% menos de vistas por semana, a pesar de que mi actividad no decayó demasiado.

Queda claro que Swarm no logró atraer público nuevo. Y tampoco colaboró con fidelizar al anterior. A tal punto llego el tema que a Foursquare no le quedó otra que volver a su estrategia de competencia, primero, y a profundizar esa apuesta con los recientes cambios en Swarm. Son demasiadas idas y vueltas para una compañía. Y esos cambios constantes en la estrategia seguramente tienen que ver con su estancamiento en el mercado de aplicaciones.

Anuncios