A diferencia de otras grandes ciudades europeas, el transporte en Amsterdam no pasa mucho por el metro. Lo más relevante es el tranvía, que tiene una cobertura muy importante en toda la ciudad, y se complementa con la red de buses y trenes. El primer punto, al llegar a la ciudad, es comprar el pase para poder viajar de manera ilimitada por día en tranvías, buses, trenes y ferrys. Si la entrada a Holanda es por Schiphol, hay una librería Ako donde pueden comprar la Amsterdam Travel Ticket. En nuestro caso, lo adquirimos por tres días, y cuesta 25 euros. Por un día sale 15 euros, por dos días 20 euros. Tres días es el máximo lapso de tiempo para esta tarjeta. Otra opción es el pase GVB, que arranca en 7,50 euros por día, pero no incluye trenes, buses nocturnos ni ferrys. Los viajes individuales cuestan 2,20 euros con la OV-chipkaart, la tarjeta que se usa en el transporte público, y 2,90 sin ella.

Cada vez que usen la tarjeta tienen que recordar que tienen que marcar la tarjeta cuando ingresan al tranvía o bus, y cuando bajan. Para revisar y armar recorridos, la mejor herramienta es el sitio 9292.

Vondelpark, Amsterdam

Vondelpark, Amsterdam

En esta segunda visita también teníamos como objetivo recorrer al menos parcialmente dos de los parques de Amsterdam: Vondelpark y Rembrandtpark. El primero es el más conocido y cercano al casco histórico de la ciudad. Nosotros pasamos por allí el fin de semana, y encontramos mucha actividad. Desde la gente de picnic hasta recitales y mucho deporte. A medida que se alejen de la zona más cercana al centro encontrarán más senderos tranquilos y menos concurrencia. Como corresponde a una ciudad como Amsterdam, hay muchas ciclovías por todo el parque. En tanto se encuentra cerca de la zona de museos, una buena idea es visitarlo a la salida del museo Van Gogh, por ejemplo.

El segundo parque, Rembrandtpark, tiene más zonas arboladas y menos lugares de deportes y recreación. De mayor tamaño que Vondelpark, lo mejor es simplemente dedicarse a caminar, y abrir el Google Maps recién cuando quieran salir hacia otro lugar en la ciudad. En el puente que se encuentra en la zona central del parque encontrarán unas enormes esculturas de perros, donde tomé la foto que abre la entrada, y que es la postal más conocida de Rembrandtpark.

Con el tema de la conectividad a Internet en dispositivos móviles, hay muchas alternativas, pero no es simple el tema de comprar la SIMcard. Los precios más económicos los tiene Delight, pero no hay muchos lugares donde comprarla. Más fácil de encontrar son las SIM de KPN, la telco más importante del país y la principal proveedora de Internet en líneas fijas, y las de Hema, una tienda local con muchas sucursales. En éste último caso había tarjetas de 10 euros con 500MB de datos, un precio que no es muy económico -pero en Holanda no van a encontrar los mismos precios que en Gran Bretaña, por ejemplo. Por ese mismo valor en Delight se puede conseguir 1GB. El tema de ésta última es conseguir la SIM, porque luego las recargas se pueden hacer en los supermercados con la compra de una tarjeta prepaga.

Uno de los temas que tuvimos en Holanda fue apreciar que la calidad de la conexión a Internet no fue la mejor. Al menos en todos los lugares donde nos quedamos tenían KPN, y en todos la velocidad de conectividad no era muy buena. Y se producían frecuentes cortes. Tal vez se dieron problemas puntuales en esos días.

Anuncios