Uno de los puntos habitualmente más complicados en la relación entre turismo y patrimonio tiene que ver con el daño que pueden sufrir los lugares que tienen un gran número de visitantes. Muchas veces se establecen límites a la cantidad de personas que pueden acceder a determinados sitios considerados patrimonio histórico, pero este tipo de decisiones en todo caso disminuye el ritmo de deterioro, no lo detiene. Por ello, es interesante ver la decisión que tomaron en Francia para proteger una cueva que contiene un gran número de pinturas rupestres, directamente construyeron una réplica a algo más de un kilómetro. El objetivo es que a la verdadera cueva simplemente no acceda ningún turista.

En 1994, el hallazgo de la cueva de Chauvet y sus pinturas rupestres llamó la atención de muchas personas, pero el lugar cerró rápidamente al público. La razón: la respiración de los visitantes modificaba la humedad del lugar y terminaría por afectar a las pinturas. Por ello, se tomó una decisión bastante radical: construir una réplica exacta de la cueva a algo más de un kilómetro, con una inversión de unos 60 millones de dólares. Con esa medida, el turismo permanecería en el lugar, pero sin afectar las pinturas originales.

Desde ya, una pregunta bastante obvia es sobre porqué los turistas estarían interesados en ver una réplica de un lugar. Una posible respuesta: no es la primera cueva en esas condiciones en Francia. En Lascaux, al sudoeste de Francia, otra réplica de cueva tiene 300 mil visitantes al año. Por lo que parece que las posibilidades de suceso de Chauvet y su réplica son razonables, incluso con lo alto que fue el presupuesto de construcción.

Y en todo el mundo hay muchos casos de réplicas de lugares, levantados sólo para atraer a los turistas. En Argentina, por ejemplo, la famosa “Piedra Movediza” de Tandil, que se derrumbó en 1911, fue recreada hace algunos años. Y, desde ya, hay una gran cantidad de copias de sitios como la Torre Eiffel, pero situados bien lejos de París.

Más sobre el tema en Skift. La foto de la cueva Chauvet pertenece a Thoams T. y fue publicada en Flickr bajo licencia CC BY-SA 2.0.

Anuncios