Desde hace unos cuantos meses uso un reloj Pebble, uno de los primeros modelos en lanzarse al mercado de los llamados “wearables devices”. En este caso, lo que tenemos es un reloj con pantalla de tinta electrónica, al que se le pueden instalar diferentes presentaciones de la hora, instalar aplicaciones y recibir notificaciones desde el celular. La idea es que no necesitamos tener siempre el teléfono a mano, ya que al conectar vía Bluetooth a Pebble con el dispositivo móvil con conexión a Internet podremos chequear de manera rápida la información.

Hay varias ventajas que presenta Pebble como dispositivo. Al tener pantalla de tinta electrónica, hay que cargarlo cada cierta cantidad de días, ya que gasta poca energía. Al mostrarnos las notificaciones del dispositivo móvil que llevamos con nosotros, podremos definir en que momento vale la pena usar el teléfono -por ejemplo, cuando recibimos un mensaje importante. Se integra tanto con dispositivos iOS como Android, una rareza en estas épocas. Y permite manejar una serie de aplicaciones de manera remota. Hay que recordar, de todos modos, que el Pebble recibe información a través del teléfono, ya que no se conecta directamente a Internet.

Las aplicaciones se bajan, vía dispositivo móvil, desde el Pebble Store, disponible para iOS y Android. Si bien muchas funcionan directamente desde el reloj, muchas se tienen que integrar con una aplicación en el móvil. Por lo general son gratuitas, pero hay opciones pagas interesantes, como MusicBoss, como marcaremos más adelante.

Entre los usos más interesantes para el mercado de viajeros, listo los que me resultan útiles a mí:

1) Notificaciones de vuelos: vía PebbleTrips pueden ver en el teléfono el listado de viajes pendientes en Tripit.

2) Manejar la GoPro. Con la aplicación GoPro by Pebble pueden operar las funciones básicas de la cámara directamente desde el reloj y a distancia.

3) Gestionar la reproducción de música. Mi opción preferida es MusicBoss, que permite manejar la reproducción de canciones desde varias apps, entre ellas Spotify. Es paga pero vale la pena, en particular porque en viajes largos escuchar música es una de las formas de pasar el tiempo.

4) Mapas de Google Maps. Se pueden recibir datos en el reloj con aplicaciones como PebbGPS y otras. Aunque para esta parte la mayor parte de las opciones sólo funcionan integradas a iOS.

5) Seguir nuestra actividad diaria. Se pueden usar aplicaciones que se instalan directamente en el reloj, como Steps o Up. Lo malo: sólo tienen utilidad como contadores de pasos, ya que Pebble no tiene GPS y no permite crear mapas de nuestro recorrido.

Evernote para Pebble

Evernote para Pebble

6) Chequear las notas en Evernote. Si crean sus notas de viaje en Evernote, hay una aplicación oficial que permite chequearlas en Pebble. No van a poder agregar información, pero es algo muy útil cuando no estamos en casa y queremos revisar algún dato.

Por el lado negativo, hay que marcar varias cosas. Primero, sólo se pueden tener 8 aplicaciones activas, un número muy limitado de opciones. Dos, el conector de carga del teléfono es propietario, por lo que si se pierde o se rompe vamos a estar en problemas -es más recomendable tener otro más de repuesto por las dudas, y recordar no olvidarlo en casa en viajes largos.

¿Usaron o usan un reloj Pebble? Si tienen alguna sugerencia, pueden dejarla en los comentarios.

Anuncios