Allá por fines de 2010, marcábamos que una tendencia interesante para seguir por parte del mercado de turismo estaba en los servicios Web y aplicaciones que apuntaban a la geolocalización. Foursquare, Gowalla, Google Places y Facebook Places se peleaban un mercado que aparecía como interesante, y en donde se combinaba publicaciones, fotos y recomendaciones, todo con indicaciones del lugar donde se llevaban a cabo las acciones.

Pero lo que en ese momento aparecía como un mercado interesante nunca se concretó realmente como algo masivo, o al menos muy relevante. En primer lugar, varias de estas iniciativas desaparecieron no mucho después de aquella publicación. Gowalla, seguramente la aplicación que visualmente era más interesante, terminó cerrando y su equipo pasó a Facebook. Facebook Places y Google Places nunca fueron más allá de un intento bastante oportunista de meterse en el mercado de las aplicaciones de geolocalización, y no tardaron mucho tiempo en ser discontinuados. En todo caso, Google apostó por sumar capas de información a Maps y Facebook se limitó a mejorar la información de geolocalización con el ojo puesto en generar nuevos públicos objetivo para su plataforma publicitaria.

El que quedó en el mercado como ganador fue Foursquare. Pero su victoria no fue demasiado triunfal. De hecho, como aplicación perdió público de manera sostenida durante los dos últimos años. Para parar esa tendencia, dividió sus servicios en dos aplicaciones. Swarm para los check-in, Foursquare para las recomendaciones. Digamos que decidió que el negocio pasaba más por ganarle el mercado a Yelp, en el caso de Foursquare, que por ser el rey del desierto de la geolocalización.

La pregunta, en todo caso, pasa por saber si hay algún modelo de negocios viable para Foursquare en el actual mercado de viajes, que a la hora de pensar en estrategias de marketing de contenidos mira casi con exclusividad a Facebook, Google, Twitter e Instagram para lanzar sus campañas. La combinación Foursquare – Swarm no ha funcionado demasiado bien a la hora de volver a ganar público. Swarm, en particular, funciona pésimamente y tiene muchos problemas de conectividad. No veo que mucha gente use la parte destinada a armar planes -y que presumiblemente apuntaba al público joven. Y Foursquare no tiene demasiado tráfico. No veo muchas nuevas recomendaciones, en particular de usuarios recientes. Los heavy users de antes siguen allí, pero con poca renovación.

Lo cierto es que el alguna vez prometedor mercado de las apps de geolocalización nunca despegó demasiado. A veces esto de seguir las tendencias tiene este tipo de problemas: el de prestar atención a cosas prometedoras pero que finalmente no concretan demasiados cambios en el mercado.

Swarm

Swarm

Para ver lo que decíamos sobre el tema en 2010, pueden chequear Turismo y servicios de geolocalización, otro mercado a explorar.

Anuncios