En los últimos meses, y a partir de la ocupación de una parte de Ucrania, los países miembros de la Unión Europea han venido incrementando sus sanciones económicas sobre Rusia. Parte de esas sanciones se han concentrado en los rusos más adinerados y cercanos al gobierno de Putin, pero a la vez el impacto económico se ha extendido de manera más generalizada a otras variables. Por ejemplo, el rublo se ha devaluado de manera sostenida en los últimos meses, lo que ha encarecido el costo de los viajes para los turistas rusos. Que tal vez no fueran los más numerosos, pero estaban entre los que más gastaban per cápita.

Antes de las sanciones a Rusia, la estimación es que la cantidad de turistas de ese país que visitarían otras naciones europeas sería de 4 millones entre 2014 y 2016. Ahora ese número ha sido ajustado a 2,5 millones. O sea, si bien las sanciones desde el punto de vista político podían ser justificadas bajo la necesidad de dar una señal muy fuerte de desacuerdo con la política rusa con respecto a Ucrania, lo cierto es que Europa está pagando un precio bastante alto en el segmento de turismo.

Uno de los países europeos (aunque está fuera de la Unión Europea) que más sufrió el descenso en la llegada de turistas rusos fue Suiza, donde sólo en septiembre hubo una caída del 13%. Chipre, otro destino que los viajeros rusos elegían mucho ya espera un descenso de alrededor del 10% en la cantidad de visitantes de esa nacionalidad.

De manera interesante, países cercanos pero que no forman parte de la Unión Europea, como el caso de Turquía, están experimentando un crecimiento de más del 10% en la cantidad de turistas rusos que llegan a sus destinos. O sea, que muchos viajeros de ese país optan por otros destinos antes que simplemente suspender los viajes.

Rusos

Turistas Rusos por Europa

La foto que ilustra la entrada fue tomada por Boris Van Hoytema, y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios