Hace algunos días, en el sitio de Fast Company armaron una nota sobre 5 tendencias para el futuro de los viajes. Al menos una de ellas me llamó la atención. Es la que pronostica que las mejoras en las tecnologías de telepresencia tendrán un impacto significativo en los viajes de negocios. El resultados: menos viajes.

En tanto la telepresencia permitirá, al menos en teoría, experiencias mucho más reales de contacto con otras personas a pesar de que no nos encontremos en el mismo lugar, parece razonable hipotetizar que una de sus consecuencias será que tendremos menos necesidad de viajar a otros lugares para tener reuniones o participar de conferencias. Pero ese tipo de relaciones lineales entre tecnología y sociedad ya han mostrado sus fallas en el pasado. En este caso, se supone que los que hoy son viajeros de negocios adoptaron de manera mucho más masiva una tecnología de este tipo, que ya tiene algunos usos puntuales en las empresas. Aunque por ahora parece tener bastante más relevancia en otros segmentos -los videojuegos, por ejemplo.

Si revisamos muchos ejemplos a lo largo de la historia, vamos a ver que por lo general somos bastante poco exitosos en prever las consecuencias a largo plazo de innovaciones técnicas recientes. Un ejemplo extremo -no digo que se vaya a aplicar a la telepresencia, pero me sirve a manera de ilustración muy clara- se dio, como cita Nick Bilton, cuando un periodista de The New York Times, en 1876, decía esto del teléfono:

“Nadie que se siente en su estudio con un teléfono al lado y que pueda escuchar la retransmisión de una ópera en el Academy se tomaría la molestia de ir hasta la calle 14 para pasar la velada en un caluroso y abarrotado edificio… Así, el teléfono, introduciendo música y pastores en nuestras casas, acabará vaciando las salas de conciertos y las iglesias…”

Ya han existido muchas predicciones acerca de que determinados tipos de tecnologías estimularían de tal manera el sedentarismo que, finalmente, viajaríamos menos. No parece ser el caso por ahora, porque ya desde hace varios años el número de viajeros crece de manera constante -y no hace mucho pasamos los mil millones de viajes internacionales al año. Así que, al menos por ahora, mejor tener algunas precauciones sobre estas relaciones lineales entre telepresencia y viajes de negocios.

telepresencia

telepresencia

El resto de las predicciones las pueden leer en Fast Company. La cita de Nick Bilton está tomada de su libro Vivo en el futuro… y esto es lo que veo. La foto destacada está tomada de Flickr (CC Atribution).

Anuncios