Twitter hace muchos experimentos, pero uno de los últimos causó bastante ruido: mostrar en tu timeline tweets que fueron marcados como “favorito” por tus contactos, aunque nosotros no siguiéramos al autor de las publicaciones. Como prueba, marca que Twitter está buscando formas para que las publicaciones en su plataforma tengan un mayor alcance, a partir de tomar como relevante la participación de los usuarios. En general, por ahora he leído más que nada críticas negativas sobre el experimento, en tanto se entiende que cambia unas de las características centrales de Twitter: que únicamente vemos contenidos de las cuentas que seguimos -excepción hecha de los tweets patrocinados, claro.

Justamente esa capacidad de Twitter de mostrar mucho más contenido que Facebook es lo que lo convierte en una plataforma interesante para informarse, mientras que Facebook no lo es, como cuentan en GigaOM. Como sabemos hace tiempo, FB sólo muestra una parte bastante acotada de las publicaciones de los usuarios que seguimos con la justificación de que evita así una excesiva cantidad de publicaciones en nuestro muro. De paso, crea un aliciente bastante efectivo para hacer crecer la publicidad en su plataforma, en particular para el contenido publicado en las páginas.

Por desgracia, en el futuro es más que probable que los algoritmos comiencen a ganar relevancia en Twitter. Si se toma en cuenta que Facebook y Google ya han demostrado cuán rentable puede ser el mecanismo de comercializar la relevancia, es difícil pensar que Twitter no vaya a explorar caminos cercanos, como planteamos en Twitter: algoritmos y el camino a la comercialización de la visibilidad. No es una buena noticia para los usuarios, pero si eso mejora los números de las compañía le va a bastar a los accionistas.

Twitter y la información

El peligro para los que gestionan Twitter, en todo caso, es cómo generar un modelo de comercialización de la visibilidad sin perder una de las pocas ventajas que le quedan frente a Facebook: su mayor utilidad a la hora de informarse rápido y en tiempo real. Mientras el modelo de Facebook se concentra en la comunicación entre usuarios y permite el ingreso del debate público a cuentagotas, la circulación de la información en Twitter hoy es mucho más amplia. En ese modelo, los experimentos para lograr que las publicaciones con cierta popularidad -muchos retweets, favoritos, etc- tengan más alcance seguramente se van a repetir en el futuro cercano. El problema, claro, es cuál es el valor real de incrementar ese alcance si es que hace enojar a muchos usuarios.

Anuncios