En la segunda visita a Europa, allá por 2012, y luego de ver los carísimos precios de roaming que me querían cobrar las empresas de telefonía en Argentina, opté por contratar un servicio de Mobile Wifi o MiFi para poder conectar mis dispositivos a Internet sin gastar una fortuna. En aquella ocasión, como conté en una entrada anterior pagué unos 3 euros por día por un volumen de datos de alrededor de 100MB por día. Ahora, para la tercera visita a Europa y primera a España, pude testear el servicio de WifiMotion, gracias a que muy amablemente me prestaron un dispositivo para probar. El servicio cuesta 6 euros por día, y lo que se compra es un paquete de 1GB de datos. Si quieren más, hay que pagar 15 euros más. A eso hay que sumar los gastos de envío. La empresa también presta servicio en Italia y México.

Cuando contratan el servicio de WifiMotion les envían un módem portátil que usa el servicio de Vodafone. Pueden conectar hasta 10 dispositivos hasta un máximo de 20 metros de distancia. La configuración es muy simple. Hay que encender el módem, y chequear la documentación donde figura nombre de la red Wifi y contraseña. Usé el módem en al menos cuatro ciudades (Gijón, Marbella, Málaga, Madrid) sin mayores inconvenientes. Una de las ventajas de este tipo de servicio es que se pueden conectar varios dispositivos, y de esa manera se puede tener teléfono y tablet listos en todo momento, o usar la notebook mientras estamos de viaje. También es útil cuando se viaja en pareja y hay que tener todo por duplicado. Desde ya, en este caso hay que tener en cuenta que podemos agotar más rápidamente el volumen de datos reservados, así que lo recomendable es utilizarlo para temas puntuales y que no consuman demasiado ancho de banda, como publicar en Twitter y Facebook, o enviar correos electrónicos. En el caso de los viajes en tren, también lo usé puntualmente para actualizar el blog, pero no recomendaría hacerlo seguido. El consumo de datos aparece en el display del módem. No sé cuán exacta es esa medición, pero es una buena referencia para tomar en cuenta para moderar el consumo de datos en el caso de ser necesario.

Si bien el módem tiene su propia batería, si lo tienen constantemente en uso sólo durará algunas horas en funcionamiento. Por lo tanto, la recomendación es llevar una batería portátil extra -de todos modos en mi caso suelo llevar una o dos para los distintos dispositivos- para recargar el módem.

El funcionamiento del módem de WifiMotion fue realmente muy bueno durante toda la estadía. Pero en un punto tienen que mejorar: la recepción y entrega del módem. Cuando ustedes lo reservan, ellos lo envían y pasan a buscarlo por la dirección que ustedes indiquen. Lo cuál no es problema si es un hotel con una recepción que atiende todo el tiempo. Pero se complica si se quedan en casas o departamentos reservados en servicios tipo AirBNB, ya que hay que combinar con el anfitrión un horario para contar con el módem desde el primer momento. Al menos en mi experiencia anterior, con una empresa que ya no existe, antes de regresar simplemente puse el módem en un sobre con la dirección y la respuesta postal paga, y lo dejé en un correo. Como las costumbres de alojamiento de los viajeros están cambiando, se hace más que importante que se facilite todo lo posible la recepción y entrega del módem.

Para cotizar el servicio tienen que usar su página de reservas. Antes de hacerlo tienen que tener bien claras sus fechas de llegada y vuelta, para poder tramitar el envío sin mayores problemas.

Modem WifiMotion

Por cierto, si van por pocos días y creen que sólo necesitarán conectarse a Internet de manera puntual, las compañías telefónicas españolas venden chips para teléfonos desbloqueados: 15 euros por 1GB de datos por un período máximo de 30 días. Al menos Vodafone y Yoigo tienen esos valores.

Anuncios