A partir de las recientes regulaciones sobre comercio colaborativo y alquileres temporarios en Barcelona, que ya contamos en este blog, en The New York Times le dedican una extensa nota a las recientes regulaciones que las autoridades de un buen número de ciudades están tomando sobre este segmento. A los casos conocidos de New York, San Francisco y Barcelona, la nota agrega otras ciudades, como Berlin, Panamá, Dubai y Madrid -esta última, muy reciente. En general, las reglas pasan más bien por limitar los tiempos de alquiler y situar los períodos mínimos en 30 días o más. A eso se suma la obligación de registrar la propiedad ante las autoridades. Los objetivos: atender a las quejas de los hoteleros, que pagan cifras importantes en impuestos a las ciudades; y evitar que los departamentos salgan del mercado de alquileres para los habitantes locales.

El crecimiento del mercado de alquileres temporarios para turistas en algún momento iba a enfrentar una serie de regulaciones. Ya sea establecer limitaciones a los tiempos de alquiler, como está pasando, o ver su actividad encuadrada de manera más clara con el fin de recaudar impuestos. En este segundo caso, el hecho de que las transacciones se hagan en plataformas electrónicas y el pago vía tarjetas de crédito hacen bastante sencillo el rastreo de las operaciones, así que es una cuestión de tiempo un encuadramiento fiscal más estricto. Pero hay una diferencia entre “encuadrar fiscalmente” y buscar impedir los alquileres temporarios, incluso en el caso de que se trate de habitaciones compartidas y cuando el anfitrión se encuentra en la casa. En este último caso, y como reconoce explicítamente la legislación de New York, no puede argumentarse que se afecte el mercado local de viviendas, en tanto ese departamento es usado como vivienda por un local. Si el objetivo es directamente impedir la actividad, van a tener que prepararse para mucha resistencia por parte de la gente que alquila y las plataformas electrónicas que se dedican a ello. O a presenciar un fuerte crecimiento del mercado en negro.

Alquileres temporarios, cada vez más regulaciones

Pueden leer la nota de The New York Times en este enlace.

Anuncios