Como si no bastara los problemas legales que enfrentan en New York, ahora AirBNB tiene una serie de dificultades bastante serias en su operación en Barcelona. Las autoridades le han impuesto una multa de 30 mil euros, la máxima establecida, por comercializar departamentos que no se habían inscripto en los registros oficiales. Lo interesante: a diferencia de New York, en Barcelona se permite alquilar departamentos completos, previo registro, pero no habitaciones individuales. Esto hace que la mayor parte de la oferta que actualmente AirBNB tiene en la ciudad es ilegal.

Las autoridades catalanes intimaron al portal a dejar de comercializar aquellas propiedades que no cumplan con las leyes locales, o procederán a tomar medidas para bloquearlo. Pero como la Generalitat catalana no tiene la potestad de ordenar esos bloqueos, no queda muy claro como podrán seguir con el tema. Eso sin entrar en otros temas, como que la medida sólo regiría en Cataluña -mientras quienes alquilan más bien mirar AirBNB desde sus lugares de origen- y la obviedad de que este tipo de bloqueos son fácilmente evitables.

Para ser sincero, no puedo entender cuáles son las razones para impedir el alquiler de habitaciones en los casos en los que los anfitriones vivan allí. Si es por evitar que los turistas se queden con espacios que podrían ser alquilados a locales, en ese caso deberían apuntar a departamentos completos, no a habitaciones.

airbnb

Más sobre el tema en El País y The Guardian. Un análisis crítico de las actividades de AirBNB en Barcelona se puede ver en el blog de Tom Slee (en inglés).

Anuncios