9 años es mucho tiempo para un destino. Mucho más para un destino tan turistico como Cusco. Pero no encontré tantos cambios como esperaba. Por supuesto que hay algunos temas más ordenados -los trenes-, más variedad de tours y opciones gastronómicas, y precios más caros -lo cuál era bastante previsible. Pero algunas cosas no: los tours hacia los alrededores de Cusco siguen tan organizadamente desorganizados como siempre.

Hay una serie de tours que en Cusco se ofrecen de manera regular, como el recorrido por el Valle Sagrado, Maras y Moray, Valle Sur, entre otros. Normalmente se pueden comprar por unos 25 soles en los alrededores de la Plaza de Armas, donde hay varias agencias que los ofrecen. Los transportes se gestionan con el sistema de pool: un mismo transporte lleva pasajeros que compraron sus tickets en diferentes agencias. Como los precios no son tan altos, el margen de ganancia depende mucho de la cantidad de gente que viaja en cada transporte. Para decirlo rápido: los buses tienen que salir llenos.

La tarea de coordinación entre agencias y buses no debería ser algo tan complicado en esta era de celulares y mensajería instantánea. Pero la realidad no resulta ser tan simple. Los tours suelen arrancar a eso de las 9 de la mañana -salvo los city tours, que se hacen a la tarde. si compran su boleto un rato antes, tendrán que esperar que los vennga a buscar la coordinadora. Luego, caminar algunos minutos hasta encontrar el bus correspondientes en los alrededores de la Plaza de Armas, y eventualmente esperar un rato más, en buena parte debido a las restricciones de estacionamiento debido al complicado tráfico de Cusco. Aunque hayan comprado temprano, es probable que cuando llegue el micro ya esté bastante lleno. Si van con acompañante tal vez terminen separados. Y si tienen la suerte de subir al micro con pocos pasajeros, tendrán que disfrutar de varias vueltas a la zona de la Plaza de Armas hasta que se llene el micro. Es más que probable que el tour arranque media hora después.

Salineras de Maras

El sistema, en todo caso, es una de las formas de lidiar con el hecho de que la propiedad de las agencias y los buses está atomizada. Sin embargo, a esta altura se podrían pensar otras formas de organización, que apelen más a la compra por Internet -que ahora existe, pero apuntada sobre todo al mercado angloparlante y con precios al menos tres veces más caros que los que pueden conseguirse en la zona de la Plaza de Armas. Una mejor organización no debería implicar necesariamente una suba sustancial de los precios, y permitiría manejar mejor un más que probable crecimiento del turismo en los próximos años.

Chinchero

Las dos fotos que aparecen en esta entrada se tomaron en diferentes tours. La primera, en las Salineras de Maras, que conocí hace unas horas. La segunda, en las afueras de la iglesia de Chinchero, otro lugar que no conocía -ya había hecho el tour del Valle Sagrado, pero me había quedado en Ollantaytambo para tomar el tren que salía desde allí hacia Aguas Calientes. Si bien es cierto que los tours deberían estar mejor organizados, vale la pena hacerlos porque los recorridos son realmente muy atractivos. Se pasa muy poco tiempo en cada lugar, pero son un punto de partida para luego volver con más tiempo.

Y sí, habrá una entrada mucho más extensa que actualice los contenidos del texto de 2005.

Anuncios