Este fin de semana hubo muchas menciones a AirBNB a partir de una nota periodística en la que se afirmaba que ahora tiene un valor de mercado superior a la cadena de hoteles Hilton, a pesar de no manejar habitaciones de manera directa. Pero más allá de las discusiones sobre cómo se pueden comparar a ambas compañías, el punto interesante de los últimos días en relación a AirBNB es que la compañía decidió ceder un poco más en su complicada pelea por lograr que los alquileres temporarios de departamentos se legalicen en la ciudad de New York. Ahora, ofrece transformarse en quien perciba los impuestos obligatorios al alquiler de habitaciones, y transferirlos directamente al fisco neoyorquino.

En un paso interesante, porque básicamente la compañía comienza a asumir que es responsable por los avisos que se publican en su plataforma, al menos desde el punto de vista fiscal. Falta, claro, un paso más relevante: que AirBNB asuma la responsabilidad de monitorear que los ofrecimientos de departamentos cumplen la ley. Un punto, claro, que la firma no tiene ninguna intención de dar, en tanto implicaría una tarea de vigilancia permanente de la Red. Y, además, va contra la idea que AirBNB viene sosteniendo hace tiempo: que quienes están obligados a cumplir con la ley son los anfitriones, ya que ellos no podrían monitorear una red global con cientos de miles de alojamientos disponibles. Un punto conflictivo, que suele tener ser uno de los objetivos de los críticos de la compañía, que sostienen que en cada tanto AirBNB cobra una comisión, debería asumir mayor responsabilidad en lo que aparece en la plataforma.

airbnb

Por ahora, sin embargo, no hubo mayores avances en el tema de AirBNB en New York, incluso con una nueva administración en la ciudad. La ley que prohibe alquilar departamentos vacíos por períodos menores a 90 días sigue vigente, y por ahora no hay mayores señales de que esa regulación legal vaya a cambiar.

Anuncios