Aviones y asientos reclinables: la pelea por el espacio

Leía hace pocas horas una nota en The Telegraph sobre pasajeros que llaman a peticionar a las aerolíneas para, directamente, se elimine la posibilidad de reclinar los asientos. El problema se hace más serio a medida que el espacio entre los asientos de los aviones está cada vez más comprimido, y se hace bastante peor si justo el que nos toca delante es un desconsiderado.

Al menos en mi caso, y a pesar de que mi 1,87m me hace viajar bastante incómodo en los aviones, no me molesta demasiado el tema de que los asientos se puedan reclinar. Sin embargo, tengo que reconocer que hay algunas situaciones son muy molestas.

* Que el pasajero que se encuentra delante recline el asiento cuando todavía no retiraron las bandejas de la comida. Evidentemente es un imbécil. Algunos se enojan cuando les piden que vuelvan el asiento a la posición normal. Normalmente, y ese es otro punto interesante, quienes reclinan el asiento jamás le avisan a quienes están detrás que están por hacerlo.

* Los que reclinan el asiento apenas suben al avión, cuando todavía no terminaste de acomodar tus cosas, y en tanto todos saben que vas a tener que regresarlo a la posición normal cuando despegue. Tal vez se trate de pasajeros que viajan por primera vez en un avión, pero por lo general más bien no que no les funciona es el sentido común.

* Cuando hay que trabajar en algún tema con la notebook, y el pasajero que está delante reclina el asiento: simplemente ya no hay espacio para trabajar. Tema molesto si el viaje es largo, por ejemplo.

El tema evidentemente le interesa a mucha gente, porque hasta venden dispositivos para trabar el asiento de adelante y no permitir que se recline, como el Knee Defender, que cuesta casi 22 dólares. Otro optan por soluciones más caseras, que traben el asiento de adelante. Normalmente, cuando quien está delante intenta reclinarse y no lo logra, suele asumir que el asiento está roto, y el tema no pasa de ahí.

Knee Defender

Para otro día podemos dejar el tema de la guerra fría entre pasajeros por quien gana el lugar del apoyabrazos :)

Más en Passenger calls for revolt on reclining seats in planes en The Telegraph.

Written by:

4 comentarios

  1. natalia
    Febrero 25
    Reply

    No me parece tan incomodo que el de adelante recline el asiento. Especialmente en un viaje largo. Claramente yo no miro 1.87 igual ja

  2. Febrero 25
    Reply

    Hm, acá no estoy tan de acuerdo. La función de reclinar el asiento es un derecho y a algunos se les hace imposible, por ejemplo, dormirse, si no pueden hacerlo.

    Con respecto a los momentos para reclinar, es todo muy relativo. Diría que la persona que está equivocada es la quiere estar cómoda trabajando con una notebook en clase turista de un avión…

    En contra de este pedido. No le veo el beneficio.

    • Febrero 25
      Reply

      En todo caso, la persona equivocada es que la que quiere estar cómoda en la clase económica, y punto :) Eso se extiende al que quiere usar la notebook, al que quiere dormir, etc.

  3. Si uno quiere viajar cómodo tiene otras clases para hacerlo, obviamente atadas a cierto costo extra. En lo personal y como alto que soy he vivido sufriendo por mis rodillas, pero entiendo que todos tenemos derecho a descansar en el avión si el viaje es largo, mas allá de que tenga que terminar o adelantar algo de trabajo… me parece que ahí la prioridad es el descanso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *