Más bien eso dice una nota publicada por la agencia Reuters, que lista algunos casos bastante serios de mala conducta en los aviones. Como gente que se emborracha y muerde a las azafatas, o roba el vino del trolley de la tripulación y se encierra en el baño a hacer fondo blanco. Por desgracia, no hay en la nota (enlace al final) números un poco más globales a excepción de la cantidad total de incidentes informados, que fue de 15 mil. No hay distribución por año ni otra jerarquización.

Lo que sí preocupa a las aerolíneas tiene que ver con el marco legal, en particular en los vuelos internacionales. Incluso en casos de malas conductas en el avión, hay pasajeros que son liberados apenas aterriza el avión, en tanto las autoridades locales estiman no tener jurisdicción sobre el tema. Así que las empresas están solicitando una nueva convención internacionales, tanto para tener claro como tratar con estos temas en vuelo como para saber qué consecuencias legales enfrentarán los pasajeros que causen problemas serios.

Más sobre el tema en The Telegraph (en inglés)

Anuncios