Uno de los puntos que más trabajan los responsables de las páginas de Facebook tiene que ver con crecer en la cantidad de seguidores, o fans. Para ello, se dedican a generar contenido atractivo, o pagan por una pauta publicitaria. Pero ya desde hace un buen tiempo muchas empresas y responsables de medios sociales se quejan sobre el escaso alcance orgánico -esto es, natural y no pago- de las publicaciones en las páginas. Por ejemplo, el cálculo hasta no hace mucho era que el alcance de una entrada no superaba el 16% de los seguidores, y hoy seguramente ya está por debajo del 10%. Eso se debía, según Facebook, a que el algoritmo de contenido, o Edgerank, sólo le mostraba a los usuarios aquello en lo realmente estaban interesados. Por ejemplo, contenido con páginas con las que mantenía interacción, como hacer clic en Me Gusta en entradas o dejar comentarios.

Y los recientes cambios que introdujo Facebook en el muro van a empeorar la situación, ya que el alcance orgánico de muchas páginas va a caer incluso por debajo del 10%.

¿Y cómo incrementar ese alcance de las publicaciones? Ya conocen la forma: comprar publicidad a Facebook. Por ejemplo, para hacer boost de las entradas, que de a poco se está convirtiendo en la forma central de publicidad en esta red social. La razón es bastante sencilla: para qué seguir apostando a lograr más seguidores si luego el alcance orgánico será tan bajo como Facebook necesite. Como señalan en Error 500, la presencia en Facebook, para las páginas, ya se movió hacia el modelo freemium: la presencia es gratuita, pero la visibilidad no. ¿Lograste construir una página de Facebook con muchos seguidores? Tal vez sea hora de comenzar a pensar en diversificar la estrategia.

Si tomamos en cuenta las dificultades crecientes para posicionarse en buscadores como Google, que cada vez prioriza más sus propios contenidos, y el modelo de visibilidad paga de Facebook, está claro que apostar a cualquiera de estas dos empresas como punto central de nuestra estrategia online es más que riesgoso. Para el contenido independiente, que suele apostar a la creatividad antes que a la pauta por obvias restricciones de presupuesto, no son buenas noticias. En todo caso, lo relevante es que no hay que abandonar nunca la apuesta por nuestros propios sitios, en tanto es una de las pocas formas de morigerar el impacto de los continuos cambios de reglas de las grandes empresas de Internet.

Sobre el tema de las políticas recientes de Google y Facebook hacia el resto de Internet, pueden chequear en este blog Google, Facebook y las estrategias hacia los contenidos de terceros.

Anuncios