bdv google plus blog

En estas semanas, varias de las grandes empresas de Internet vienen realizando diversos movimientos estratégicos con respecto a cómo van a posicionar sus modelos de negocios con respecto a los contenidos de terceros. En esta entrada, nos vamos a ocupar específicamente de Google y Facebook, aunque Twitter también está bastante activo. Lo que nos interesa mostrar es cómo Google y Facebook están desplegando diversas tácticas con respecto al resto de los sitios, con la idea de fortalecer sus plataformas publicitarias, pero con diferentes objetivos: mientras Google busca modificar la interacción entre su buscador y el resto de los sitios, Facebook intenta posicionarse en un terreno donde era bastante débil, como su capacidad de enviar tráfico hacia terceros dominios.

Un par de días atrás, en Search Engine Watch hicieron un resumen bastante apretado de los cambios que viene llevando a cabo Google con respecto a su buscador y en particular con las posibilidades de posicionar sitios mediante SEO. Resumimos:

1) Todas las búsquedas orgánicas pasan a ser “seguras”. En la práctica, la consecuencia es que no sabremos a partir de qué tipo de búsquedas llegarán los usuarios a nuestro sitio.
2) Sin actualizaciones de Pagerank desde febrero. Hace tiempo que ese número no significa gran cosa, pero ahora el punto es ese número puede desaparecer muy pronto.
3) Una estrategia de posicionamiento a partir de resultados para búsquedas basado en lo conversacional -por ejemplo, “cuándo me viene viajar a Buenos Aires”- y no tanto en palabras clave -“viajar a Buenos Aires”. En este punto, hay una evidente influencia de las búsquedas que hacemos desde móviles, que suelen ser mucho más puntuales que las realizadas desde una PC, ya que normalmente debemos resolver temas específicos. Este cambio en la manera de posicionar búsquedas tiene un nombre clave: “Hummingbird”.
4) La continuidad de la estrategia de darle más peso a Google+ y los enlaces que se publican allí. Esto, desde ya, no es nuevo, pero lo interesante es que esta política se mantiene a pesar de los cambios en otros puntos.
5) La construcción de la relevancia del contenido a partir de su autor, el llamado “Authorship”. Una estrategia que pasa por nuestro perfil de Google+, y por lo tanto intenta relacionar “calidad de contenidos” con nuestra presencia en las plataformas de contenidos de Google.
6) Jerarquización de los contenidos en profundidad, para buscar restar importancia a los sitios que buscan publicar materiales únicamente para posicionarse en los buscadores.

Otros temas en el tema de posicionamiento en buscadores se mantienen sin demasiado cambios: foco en una actualización permanente de contenidos; alta circulación en redes sociales y de información; conocimiento de tu red de relaciones en Internet a la hora de intercambiar información; y otros puntos que alizamos más de dos años atrás. En esa relación con los terceros, hay otro dato importante: que en la estructura de ingresos de Google, la red de publicidad para terceros, Adsense, es cada vez menos importante.

El foco de Google es modificar la manera de pensar en la jerarquización de los sitios. En lugar de proceder de manera táctica -por ejemplo, “en que palabras clave mi blog posiciona bien”- buscan que el interés de los desarrolladores de sitios pase por desarrollar una estrategia de construcción a largo plazo, concentrada en la calidad de contenidos, en la relevancia del autor y en modelos conversacionales de generación de información. Y dejar de lado las tácticas de modificar la presentación de los sitios para poder posicionar mejor en determinadas palabras clave. Google, básicamente, quiere que el SEO tal como lo conocemos pierda relevancia, y más bien se concentre en pensar estrategias de contenidos antes que tácticas de posicionamiento alrededor de los contenidos.

bdv facebook

Facebook, por su parte, ha decidido ocuparse de un punto que siempre le ha merecido críticas: que no deriva demasiado tráfico hacia otros sitios, ya que prioriza que los usuarios se queden dentro de los límites de Facebook. Para ello, la red social está trabajando por ahora con varios medios para hacer más visible su contenido, como cuentan en una entrada de su blog sobre Facebook y Medios. Para ello, vinculan visibilidad con mayor frecuencia de publicación; te sugieren contenidos de tu sitio que podrían aparecer en tu página de Facebook -“Stories to share”-; y mejoran los datos de interacción con los usuarios. Estos cambios se articulan con otras modificaciones interesantes que la red social impulsó hace tiempo, como la posibilidad de hacer embed en terceros sitios de los contenidos publicados en Facebook.

Es interesante ver como las estrategias de ambas empresas recorren por ahora caminos diferentes. Google busca, a través de los cambios en la jerarquización de su buscador, posicionar de manera más agresiva sus plataformas de contenidos. Facebook, por su parte, necesita incrementar la presencia de los grandes generadores de contenidos, y para ello tiene que mostrar que puede mejorar los números de tráfico de terceros, un tema en el cuál Twitter le sacaba gran ventaja. En ambos casos, es cierto que tanto Google como Facebook apuntan a una estrategia de recompensar a los que más publicaciones generan en sus plataformas, pero para llegar a ese objetivo uno cierre más la información que brinda a terceros -Google- y otro opta por abrir un poco su jardín vallado -Facebook. La pelea de fondo es, claro, la publicidad. En ambos casos, la necesidad de tener que contar con más contenidos y circulación de información para atraer usuarios que brinden información sobre sus intereses de lectura y hagan clic en los anuncios. La tendencia preocupante de fondo es que, en ese mercado, las posibilidades de terceros de obtener ingresos mediante avisos, como pasa con los editores asociados a Google Adsense, se hace cada vez más restringida.

Anuncios