La mañana en Brujas

Allá por 2008, Robert Scoble decía: “Google es la principal razón por la cual los blogs aún tienen poder“. Cinco años después, más bien hay que decir todo lo contrario. Si alguien está colaborando para modificar la arquitectura de la circulación de la información en Internet en contra de los blogs y los sitios independientes, ese es Google. En primer lugar, el algoritmo de jerarquización de la información privilegia cada vez más a los sitios con mayor volumen de actualizaciones, en detrimento de los espacios independientes, una estrategia que tiende a invisibilizar cada vez más a los blogs. Al respecto, recomiendo las lecturas de las entradas publicadas por Marco Arment (en inglés), Guillermo Carvajal y Mariano Amartino al respecto. Le sumaría un punto más al análisis: la relevancia del algoritmo de detección de contenido, conocido como Penguin, y la creciente jerarquización de los enlaces que aparecen en el contenido más nuevo. Google tal vez quiera ayudar a su buscador a privilegiar el contenido más nuevo, pero por ahora lo que ha logrado es llevar al mercado de compra de enlaces al interior de las entradas de muchos sitios y blogs.

El segundo punto se ha dado hace pocos días. Es el cierre de Google Reader, el lector de feeds RSS, una fuente muy importante de tráfico para nuestros blogs. Este blog tiene cerca de 20 mil suscriptores a sus feeds, y es bastante evidente que tras el cierre de Reader al menos una parte de ellos se va a perder. En lugar de buscar hacer crecer su red social Google+ sobre la base de las cosas que está haciendo bien -las Comunidades, por ejemplo, no están funcionando mal- Google prefiere buscar llevar tráfico sobre el cierre de algunos de sus sitios y la integración con Google+ -un camino por el que ya eliminó a Picnic y a Picasa Web, y por el que probablemente también termine llevando a Blogger y a Snapseed -éste último, cada vez más integrado en la aplicación para móviles de Google+. Y por cierto, aún falta un paso más, que es el más que posible cierre de Feedburner, el servicio que muchos blogs usan para gestionar sus feeds RSS, y que va a obligar a muchos usuarios a modificar sus actuales suscripciones.

Es una situación compleja, en particular porque los cambios de Google son modificaciones que operan a nivel de la arquitectura de la Red y cómo se distribuye la información, o al menos como los usuarios acceden a ella. La penalización implícita de las publicaciones independientes no es justamente la mejor noticia para la Red. Se da, además, en el marco de las estrategias de Google y Facebook, en particular, por convertirse en los mediadores privilegiados del contenido que circula por la Red. Y lo que está pasando con Google y los sitios independientes es un buen recordatorio de algunas de las consecuencias poco positivas de construir tu relevancia sobre un espacio donde un actor tiene el poder, sin contrapesos, de cambiar las reglas a su favor.

Para quienes producen hoy contenido independiente en la Red, como los bloggers, es un momento importante para comenzar a pensar otras estrategias para contrarrestar las estrategias este estado de situación. Desde unirse en iniciativas conjuntas -es la idea de Red ViajAR, por ejemplo- hasta pensar estrategias que diversifiquen las fuentes de tráfico y la presencia en los medios. El proceso de especialización de muchos blogs en contenidos verticales específicos convierte a este proceso en un punto un poco menos complejo de llevar a cabo, ya que permite agrupar blogs por temáticas específicas o vincular las tareas de publicación con un interés profesional por pertenecer a determinados campos profesionales. Y con Adsense como una fuente de ingresos cada vez más irrelevante, también esta diversificación tendrá que expandirse hacia la publicidad y el lado comercial. El abandono, por parte de Google, de las publicaciones independientes para priorizar su propia plataforma, finalmente, también va a ser el espacio para el surgimiento de nuevas iniciativas relacionadas con contenidos y publicidad.

La cita de Robert Scoble que abre la entrada está tomada del libro de Michael Banks, Blogging Heroes, Indianapolis, Wiley, 2008.

Anuncios