Ya hemos hablado en este blog sobre los modelos que comprenden el viaje a partir de 5 etapas: soñar con un destino; investigar; reservar; experimentar; y compartir. Para al menos cuatro de ellos, los sistemas de promoción de destinos tienen el tema bastante encaminado. Pero con uno de ellos todavía tienen sus problemas.

Para la parte de marcar un destino en agenda -sueño o deseo de visitar un lugar- existen una enorme posibilidad de espacios, que van desde el cine y la literatura hasta las promociones turísticas que muestras las bellezas de un sitio. La idea es instalar el deseo de llegar hasta una ciudad, una playa, un lugar. Reservas y compra de viajes y paquetes turísticos corre por cuenta de las empresas privadas. Para la parte de investigación, sitios Web y folletos apuntan a brindar información para la planificación del viaje. Por fin, para compartir cuando hemos llegado a casa hay una múltiple variedad de servicios Web para publicar fotos, videos y textos.

El problema por ahora está en una de las etapas del viaje: experimentar, que antes se consideraba como parte de una experiencia privada del viaje. Claro, las cosas cambiaron: los viajeros pueden estar contando, en tiempo real, sus viajes a través de Twitter, Instagram, Facebook, y otras plataformas. Y en ese punto, por ahora, el mercado de viajes, y en particular la promoción, tiene mucho por hacer y mejorar.

En particular, muchas veces me han manifestado sobre los problemas de cómo encontrar un lugar a Twitter en los esquemas de promoción de destinos turísticos, en particular en las estrategias oficiales de destinos. Y el tema es que, justamente, no usan una serie de herramientas como Twitter e Instagram en relación a las prácticas de los turistas; esto es, el tiempo real. Por ejemplo, para eventos; recorrer lugares; hacer recomendaciones de lugares puntuales; agregar consejos sobre transporte y demás. Y aquí hay un punto muy importante a tomar en cuenta: la creciente popularización de los dispositivos móviles, que cada vez hacen más sencillo publicar material de muy buena calidad desde un teléfono o una tablet.

Desde ya, pensar la idea de que podemos crear una instancia de promoción de destinos en tiempo real implica pensar cómo se producirán y gestionarán esos contenidos, y en analizar los cambios en las maneras de trabajar por parte del sector oficial -y por que no, del sector privado que también trabaja en el tema- en relación a los destinos. Se trata de un espacio donde todavía hay mucho por hacer, pero a la vez seguramente nos va a traer las novedades más interesantes en el mercado de promoción de turismo.

Para leer más en este blog sobre el tema : Internet y las etapas del viaje

Anuncios