Instagram, hora de mayor apertura

Una de las razones de la popularidad de Twitter, allá por 2007, fue la posibilidad de poder usar como una red de mensajes cortos desde múltiples aplicaciones y dispositivos. No estamos obligados a usar la página Web de Twitter o las versiones oficiales para los dispositivos móviles; más bien, tenemos una enorme cantidad de opciones disponibles. Esa posibilidad, desarrollada a partir de una API pública y documentada, luego fue imitada por otras empresas, en particular por las posibilidades que brindaba con respecto a los teléfonos y la fragmentación de sus sistemas operativos.

Pero esa posibilidad de publicar desde múltiples aplicaciones y dispositivos no fue copiada por una de las estrellas emergentes del mercado de las aplicaciones para móviles: Instagram. Actualmente, sólo podemos publicar desde las versiones oficiales para Instagram, en tanto esa parte de la API no es pública. Una limitación que se podía comprender en el primer año de la aplicación, ya que un crecimiento rápido de terceras alternativas podía crear problemas para Instagram a la hora de satisfacer una gran demanda de recursos -Twitter, de hecho, tuvo problemas serios durante 2007 por el crecimiento inesperado de su comunidad. Pero hoy ya no se puede justificar como un problema de recursos, sobre todo cuando tienen a Facebook y su dinero como respaldo.

Si Instagram quiere terminar de consolidar su lugar de “Twitter para fotos”, ya es hora que comiencen a liberar la posibilidad de publicar desde múltiples dispositivos y aplicaciones, y de esa manera puedan llegar a múltiples plataformas para móviles. De hecho, hoy no están presentes en Windows Phone o Blackberry. Si no les interesa, siempre se pueden encontrar a terceros desarrolladores que quieran crear esas versiones. Por desgracia, en los últimos meses la tendencia de Instagram parece ir en sentido contrario; incluso han limitado el acceso a cierto tipo de consultas, a tal punto que el sitio de estadísticas Statigram tuvo que eliminar cuadros con datos valiosos porque ya no podía obtenerlos de Instagram. Y que la empresa haya pasado ahora a manos de Facebook, con una extensa tradición de crear plataformas cerradas, no alienta demasiadas esperanzas.

En tanto Instagram sigue sin dar el paso de abrir su plataforma a terceros, la gran oportunidad la tiene Twitter, que ya desde el año pasado permite alojar imágenes, pero que todavía no redefinió su interfaz para aprovechar mejor las imágenes publicadas por sus usuarios. ¿Estará el tema en la agenda de Twitter? Es bastante razonable pensar que sí, sobre todo luego de conocerse que, antes de la compra de Facebook, Twitter había hecho una oferta para quedarse con Instagram.

Anuncios