La Ruta

(Viene de los planteos en Marktur, Bloggers y blogs: información, marketing y estrategias en debate).

Los destinos suelen ser “descubiertos” -esto es, ingresan a los mercados- a través de los viajeros que se atreven a llegar hasta ciertos puntos que están “fuera de la ruta”. Ese espacio, en el caso de las publicaciones en Internet, es donde los bloggers se mueven con más comodidad, y es un papel interesante para explorar en las futuras relaciones entre bloggers y destinos. Lugares ya consolidados en las rutas turísticas probablemente vean con más interés las promociones en redes sociales o la generación de contenidos propios, pero los destinos poco conocidos primero tienen que lograr que los potenciales visitantes conozcan sus puntos más relevantes. Y, además, deben crecer de manera orgánica y planificada, o de otro modo un crecimiento muy veloz en el número de viajeros puede arruinar buena parte de su potencial futuro.

Ese espacio de los bloggers se complementa además con su presencia en otras redes, en particular Facebook, Twitter e Instagram -y si quieren, pueden sumarle Foursquare, Flickr, Pinterest y YouTube. Con el paso de los años, cada vez es más común publicar algunas textos y fotos mientras visitamos los lugares, y dejar los temas más extensos o relatos más detallados. La publicación breve y fragmentada hoy puede distribuirse entre miles y miles de usuarios, que viajan y usan dispositivos móviles. Pero la combinación entre relatos extensos y publicación en redes sociales no es tan fácil de hallar si salimos del espacio de los bloggers.

La consolidación de los blogtrips en ciertos destinos, en particular europeos, es un buen punto de partida para pensar algunos temas importantes para los bloggers. Algunos ya pasaron por este blog: las diferencias entre blogtrips y presstrips, y la tendencia a buscar controlar contenidos por parte de algunos responsables de marketing. En ambos casos, el gran tema es como conservar la capacidad de los blogs de generar contenido de calidad y con criterios independientes de selección de contenidos que les interesen a los viajeros y turistas. Ya saben: crear entradas que no usen frases como “paradisíacas playas” o “imponentes paisajes”.

Nos queda para el futuro discutir otras cosas. Como, por ejemplo, en que tipo de estrategia de promoción se integran mejor los blogs; cómo trabajar las relaciones entre diversos tipos de contenidos, como textos, fotos y videos -no todos se mueven con soltura en cualquiera de los 3 terrenos-; y el tema de cómo los bloggers deben tomar en cuenta las métricas que se usan para medir la repercusión de lo que publican.

Pueden chequear sobre este mismo tema ¿Por qué Incluir Bloggers en la Promoción de Destinos? en el blog de Annie Burbano.

Anuncios