null

Allá por septiembre, Google lanzó en Estados Unidos un buscador de vuelos, llamado “Flight Search”. En ese momento, aparecieron algunas preocupaciones por parte de terceras empresas, ya que los enlaces provistos por Flight Search aparecían dirigiendo directamente a las aerolíneas, y salteaban a los metabuscadores y terceras partes.

Ahora el tema se ha vuelto a discutir, debido a que Google ha comenzado a ubicar los resultados de Flight Search por encima de los resultados orgánicos. De esa manera, logra un posicionamiento destacado como intermediario de las búsquedas de vuelos. Un lugar que, claro, le asegura comisiones por venta de los pasajes. Desde ya, han comenzado a aparecer protestas de empresas como Kayak y Expedia, que obtienen hasta el 20% de su tráfico desde las búsquedas de Google. No es un negocio menor: las comisiones de los pasajes aéreos dejan 17.500 millones al año en manos de terceras empresas.

Tal como señalamos muchas veces en este blog, Google ha buscado ese lugar de intermediario en el mercado de viajes, en tanto es uno de los más factura en compras por Internet. Y en algún momento, si es que no lo hace ahora, buscará monetizar de la mejor manera esa posición. El punto en discusión es si no está abusando de esa capacidad de intermediación, y si pronto no comenzaremos a tener novedades sobre iniciativas antimonopolio contra el buscador.

Por ahora el servicio de Flight Search está disponible únicamente en Estados Unidos, pero seguramente en las próximas semanas comenzará a extenderse a otros países.

Más sobre el tema en The Wall Street Journal y Mashable!

Anuncios