Viajes y móviles

Luego de varios años con anuncios y amagues, finalmente 2012 fue el año en el que el mercado de las aplicaciones para viajes dirigidas al mercado de dispositivos móviles realmentente explotó. En los últimos meses las novedades más interesantes vinieron desde el espacio de móviles, pero hay varios temas para abordar a futuro. En esta entrada me voy a limitar a dos, pero más adelante se pueden analizar otros ligados al tema de usabilidad y disponibilidad / propiedad de los contenidos creados en estas plataformas para móviles.

El primero: en la Web, los sitios “sociales” para viaje nunca terminaron de despegar masivamente. Más bien, los usuarios tendieron a quedarse dentro de redes más generalistas, como el caso de Facebook, y conversar alló sobre viajes. A pesar de que existen muchas alternativas, ninguna de ellas logró dominar el mercado generalista. Los casos exitosos que conocemos, como TripAdvisor, se concentran en espacios específicos, como los comentarios sobre hoteles. Pero, a la hora de abarcar el mercado de viajeros en general, nadie se transformó en el “Facebook del mercado de viajes” -aunque Gogobot sea el mejor candidato para alcanzar una posición relevante. La pregunta es: ¿logrará algunas de las muchas aplicaciones para móviles y destinadas al mercado de viajes una posición dominante? ¿O los viajeros preferirán quedarse en redes más generalistas, como Facebook, Google+, Path y otras?

Segundo, el tema de los costos. La Web creció gracias a una combinación de disponibilidad de contenidos y acceso a costos razonables, en particular a partir del concepto de tarifa plana. Ese modelo no está disponible en el mundo de los dispositivos móviles, en particular cuando nos alejamos de casa. Aquí el modelo se basa en la idea de las telefónicas de cobrar por uso, y a lo sumo brindar una limitada cantidad de datos “libres” por mes. Por ejemplo, 1GB de transferencia cada 30 días. Pero si salimos de nuestro país, y pasamos a usar roaming, no tenemos idea cierta de cuánto pagaremos por navegar por Internet. El resultado es que muchos viajeros usan de manera muy limitada sus dipositivos móviles. Lo que necesitamos es un modelo de tarifa plana al viajar al exterior, como tienen disponible los usuarios de Blackberry, por ejemplo, pero que funcione con todas las plataformas -en particular, las más populares actualmente, iOS y Android. Nadie pide a las telcos que pierdan dinero, pero el problema es que su modelo de negocios puede terminar ahogando la innovación en el sector de las aplicaciones móviles.

Anuncios