Doing what tourists do best

Una de las primeras razones que llevaron a Internet a transformarse en una red tan popular, allá por los primeros años de los 90, residía en el tema costos: con el valor de una suscripción mensual fija, podíamos conectarnos a sitios de cualquier lugar del mundo e interactuar con usuarios fuera de nuestro país sin mayores problemas. En un mundo donde todos conocían muy bien los altos costos de las comunicaciones telefónicas internacionales, era toda una noticia.

Ahora, un trabajo realizado sobre 4000 encuestados en Europa encontró que el 66% no usaba servicios locales de Internet en su teléfono por los altos costos del roaming. Y no sólo por ser caro; el otro punto es no es posible predecir realmente cuál será el precio a pagar. Si a eso hay que sumarle a que tenemos que tener un teléfono del tipo smartphone, que es más, y que la calidad de la señal 3G en muchos lugares es bastante mala, tenemos muchos ingredientes para convencer a los viajeros a no utilizar Internet en su teléfono cuando están fuera de su país.

Esta política de costos de las telcos tiene una consecuencia obvia en el bajo uso de servicios locales de Internet por parte de los turistas. En algunos países se pueden adquirir tarjetas telefónicas y chips por poco tiempo o mediante prepago, pero tampoco suele ser muy barato -y su disponibilidad suele ser limitada. Este tema es una de las razones del éxito de las aplicaciones en los celulares: podemos usarlas incluso cuando estamos offline.

El crecimiento de los servicios Web con información local para turistas va a depender mucho de que existan costos razonables o fijos para el uso de las redes móviles. Un modelo que emule al original de Internet, y no que se base en el esquema tarifario de la telefonía tradicional. Algo que no parece que vaya a pasar por ahora. Así que, al menos en este segmento, habrá que seguir pensando en aplicaciones que puedan ser bajadas al dispositivo.

Más sobre el tema en Tnooz.

Anuncios