Autobiografía y viajes

Carretilla

La experiencia de quien escribe sobre viajes suele tener un sesgo autobiográfico muy importante. Es el relato de lo experimentado en un lugar. Un relato donde lo vivido por el autor es interesante porque los acontecimientos son significativos, están bien narrados y son relevantes para otras personas. Ya sea porque esas personas quieren leer buenos textos, o se inspiran en ese viajero para armar sus propios recorridos, o simplemente tienen más ganas de viajar.

Para que esa experiencia autobiográfica del viaje sea relevante, no todo es dejar que las cosas pasen. Una parte del viaje puede estar basada en la eventualidad, pero por otro lado hay estrategias destinadas a buscar información, historias, personajes interesantes. Una combinación de una activa búsqueda personal de cosas que nos interesen, con una disposición a estar alerta y encontrar las oportunidades. Oportunidades que se traducen en historias, fotos, notas en el cuaderno de viajes, datos relevantes como precios o puntos interesantes para remarcar en el mapa.

Es interesante pensar, entonces, que esa experiencia de viaje suele ser más interesante para autores y lectores cuando tiene esa fuerte marca personal. Marca de la que suelen carecer los rutinarios viajes de prensa, donde se pierde de vista que el tiempo libre, para el escritor de viajes, es central para encontrar otras historias o descubrir facetas nuevas del destino.

Esa lectura personal, y estos son gustos particulares, implica un delicado equilibrio entre las historias particulares y la generalización. Abundan los autores que, a partir de estar en una ciudad algunos días, o pasar en un lugar por pocas horas, ya arman raras generalizaciones sobre un país, o la personalidad de los habitantes de una zona, o se dedican a comparar el destino con el confortable espacio de su lugar de origen o residencia. Hay autores que, urgidos por esa necesidad de generalización, pierden de vista la necesidad de reunir más historias, de concentrarse en el lugar, de vivir el viaje. Parece que lo relevante es crear teorías explicativas incluso antes de tener los datos.

En lo particular, siempre creí que un relato de viajes en un blog estaba orientado a ayudar a los demás a organizar sus propias experiencias de viaje. Por ello, la intención siempre fue combinar la selección personal de datos e impresiones con la información relevante para el resto de los viajeros -precios, recorridos del transporte, horarios. Pero en ese punto cada uno elige como llegar al lector. A veces, la experiencia personal de un destino, en particular las que son intensamente autobiográficas, puede interesar mucho a los lectores. Una experiencia autobiográfica cuya calidad en el texto dependerá, claro, de nuestra pericia narrativa y nuestra capacidad de hallar historias, personajes y momentos.

Written by:

5 comentarios

  1. Vietnam Madrid
    Octubre 21
    Reply

    Precioso blog!!!

  2. Octubre 8
    Reply

    Muy interesante el artículo. Como lectora de blogs de viajes, encuentro mucho más interesante aquellos relatos con un cierto contenido autobiográfico, porque me gusta saber sobre quién escribe. Creo que esas experiencias personales ayudan a acercar al autor con el lector, generan sensación de confianza y empatía, que muchas veces se traduce en decisiones de viaje. En todo caso, los sellos personales terminan siendo la principal diferencia entre un blog de viajes y una guía de viajes.

    • Octubre 8
      Reply

      A mi, en lo particular, siempre me pareció importante combinar autobiografía + datos. En parte, porque como mi blog nació a partir de mi disconformidad con el periodismo de viajes y su ausencia de datos y abuso de los adjetivos, siempre busqué de manera intencional limitar todo lo posible el “impresionismo” de algunos relatos. Si tengo que elegir, está claro que yo estoy más del lado de los buscan que sus textos sean relevantes para que otros construyan su propia experiencia de viaje.

      • Octubre 11
        Reply

        Hola Jorge, Soy fan de tu blog y pocas veces comento tus entradas porque la verdad es que tengo poco que añadir, todo ya está bien dicho y explicado. Ahora no me aguantaba las ganas porque como seguro muchos me siento identificado con lo que dices. Definitivamente lo que le da sabor a los blogs es esa mano, esa sensibilidad, que está detrás de las líneas que allí leemos. Eso casi te da una “garantía”, sabes que esa persona que escribió aquello es una persona como tú, que viaje como tú, con los mismos presupuestos, con los mismos sueños y puedes casi crear una especie de intercambio pues puedes estar en contra o a favor de lo que dice esa persona que tiene rostro y nombre y vida; o conmovernos y reírnos con lo que el autor nos cuenta. Y si a eso le añadimos datos que puedan ayudar a futuros viajeros a visitar esos sitios que conocemos, pues mejor. Es algo que trato de hacer. Y es el tipo de blogs que me gusta leer, aunque también hay otros varios que son meramente informativos y también están bastante bien pero los consulto menos. Sin embargo, aquí en España se ha puesto muy en boga llevar bloggers a sitios que tratan de impulsar una imagen que atraiga a los turistas, iniciativa fantástica porque están ya dándole importancia a los que crean contenidos en la red sin embargo pasa algo que he notado… muchos bloggers que son llevados a esos sitios están cayendo en aquello de lo que uno como lector huía: “impresionismo”, bueno rollo, buenas críticas, mas marketing que “viajerismo”. No es desdeñable y cada cual escoge su modo de narrar o de viajar pero ¿cómo confiar en las virtudes de un sitio si te lo dice alguien que ha ido allí invitado y bien atendido por las autoridades de ese lugar? Parece que es algo de nunca acabar. Felicidades por el aniversario de tu blog que sigo desde años. Un abrazo.

        • Octubre 12
          Reply

          Pablo, efectivamente es un tema interesante el tema de los blogtrips y cómo puede afectar la capacidad de los bloggers de hablar de ciertos destinos. El peligro es que, sobre todo en los viajes armados por completo, finalmente haya poco que contar, y se caiga en ese impresionismo plagado de adjetivos y esas cosas. En Argentina ahora hay algunos blogtrips, el año que viene supongo habrá algunos más, veremos como nos las arreglamos con el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *