DSC00636

Esta semana es la del octavo aniversario de Blog de Viajes, y estará dedicada a una serie de entradas a manera de balance del año. Un tema clave a la hora de pensar los cambios en las relaciones entre mercado turístico e Internet tiene que ver con las formas de publicación e interacción en la Red.

Hoy, buena parte de la interacción que se da en Internet pasa por plataformas cerradas de terceros. Facebook, Twitter, Google, son los ejemplos más evidentes de una tendencia que lleva varios años. No es un proceso raro en la historia de los medios; al principio surgen un gran número de emisores y opciones, pero rápidamente el mercado se consolida y algunos de ellos pasan a adquirir posiciones dominantes. Hoy, por ejemplo, un punto importante para cualquier sitio, a la hora de obtener más lectores, es lograr una difusión importante en las redes sociales y de información. Esos espacios son los nodos por los que hoy pasa la información, y por ello es relevante es estar presentes en ellos. Si bien esto relevante tanto para el sector de viajes como para cualquiera que quiera interactuar en Internet, no hay que dejar de recordar que, a diferencia de otros mercados verticales, los turistas están más acostumbrados a comprar de manera online.

Esa necesidad de los sitios independientes de “estar en las redes sociales y de información” tiene además otro punto a considerar: que Google, el principal buscador del mundo, cada vez le da más relevancia a la actualización permanente y el “tiempo real”. Algo que, desde ya, conoce a través de las redes sociales. Por ahora, y hasta donde puede, las de terceros (Facebook y Twitter) pero que quisiera tener más a mano con sus propios emprendimientos (Google+, desde ya).

Frente a ello, los sitios independientes y de empresas están enfrentando mayores necesidades de actualización y promoción, junto con la necesidad de contar con recursos humanos más especializados. En el corto plazo, lo que vamos a ver es un alza de los costos relacionados con la producción de contenidos y, en particular, las estrategias de promoción. Desde ya, buena parte de ese dinero irá a manos de quienes hoy tienen las posiciones dominantes en la Red, pero además llevarán a los sitios más pequeños y con menos dinero a concentrarse en mercados cada vez más específicos y manejables. Dicho rápidamente, tendrán que aprender a enfocarse mejor, ya que no podrán competir con espacios más generalistas por un tema de costos. Las empresas, en particular las más grandes, podrán lidiar mejor con este cambio. Al fin y al cabo, ya estaban acostumbradas a ese modelo con los medios de comunicación más tradicionales, donde la publicidad siempre fue bastante cara.

Se pueden hacer muchas lecturas de esta situación. Desde el marketing, en cómo pensar estrategias de promoción con soportes cada vez más fragmentados, con más necesidades de métricas y con costos en alza. Pero también desde una serie de oportunidades profesionales y laborales que aparecen en el mercado de viajes. Desde lo político podemos reflexionar, en términos más generales, sobre la economía política de los medios sociales y su tendencia a la concentración, pero también sobre cuestiones ligadas al control social y la cibervigilancia. Y desde lo específico en la relación entre mercado de viajes y medios sociales, en los cambios en las maneras de informarse y experimentar los destinos por parte de los turistas.

Mañana pasamos a un tema más específico y muy ligado a la Red: los influenciadores.

Anuncios