flickr Badges

Flickr fue uno de los primeros servicios “2.0” que recuerdo. Tengo cuenta allí desde junio de 2004, y lo he usado mucho. Tengo más de 4 mil fotos publicadas allí, la mayor parte de ellas relacionadas con mis viajes. Siempre he usado a Flickr como el principal sitio de almacenamiento de mis imágenes, y eso se nota mucho en este blog. Como usuario del servicio, desde hace tiempo veo lo mismo que muchos otros: que Flickr viene decayendo lentamente. Ya no innova, cada vez es menos relevante, y otras alternativas ganan espacio, tanto para usuarios finales como para profesionales. Sin embargo, hay cosas en las que Flickr no está siendo reemplazado.

Y el punto es la disponibilidad de fotos Creative Commons. Hay casi 25 millones de ellas bajo licencia CC Attribution; más de 50 millones bajo CC Attribution NonCommercial; y casi 10 millones CC Attribution NoDerivs. Se trata de un espacio notable, por su variedad y disponibilidad de imágenes. Y que permite ilustrar muchas entradas y notas en blogs, respetando licencias y enlazando a los autores de las imágenes.

En las últimas semanas, muchos hemos tenido conceptos elogiosos para la implementación de fotos en Google+. Con una interfaz muy simple y práctica, y combinada con la función Instant Upload de los teléfonos con Android, se convierte en una alternativa muy fácil de usar y que va a llegar a mucha gente. Otro tanto puede decirse de Instagram, hoy una de las comunidades más dinámicas de Internet, gracias a una aplicación para teléfonos móviles (por ahora sólo iOS) que hace muy simple publicar y además jugar con las texturas y colores de las fotos -y que además ha impulsado una enorme variedad de alternativas de edición de imágenes en iPhone, arrancando por Hipstamatic.

Frente a ello, Flickr se queda muy atrás en funcionalidades para móviles. Su interfaz no se renueva hace mucho. Y las visitas aparecen como bastante estancadas, algo que se nota mucho en las fotos más nuevas. Para empeorar el tema, su dueña, Yahoo!, es una máquina de hacer las cosas mal, y ha arruinado casi todo lo que compró. Es una lástima que pase algo así con Flickr. No sólo por su historia; también porque, al menos por ahora, cumple un papel irreemplazable en la disponibilidad de fotos bajo licencias Creative Commons. Veremos que pasa en los próximos meses, pero esperemos que, antes de seguir con su estancamiento, Flickr pase a manos de una empresa que vuelva a desarrollar su plataforma y la extienda de manera exitosa hacia otros servicios. Antes que entre Google+, Instagram, 500px y otros terminan por quitarle por completo su base más activa de usuarios.

Anuncios