Llevamos varios años escuchando las predicciones sobre la llegada del “año de la movilidad”. El crecimiento acelerado de la cantidad de usuarios que accede a Internet desde dispositivos móviles es un punto clave de esas predicciones. El uso de los servicios Web desde celulares es cada vez más común, y por ello hay cada vez más presión sobre sitios Web, hoteles, servicios de venta de productos turísticos y demás para que comiencen a pensar en cómo se van a hacer presentes en los dispositivos móviles.

Click check in using Facebook places or foursquare.

Sin embargo, el crecimiento de la cantidad de dispositivos conectados no es el único tema a observar. El otro es la fragmentación de las plataformas y servicios Web asociados a teléfonos y tablets. Si pensamos en las plataformas, vemos que iOS y Android toman la delantera, pero que aún hay una gran base de usuarios con Symbian y Blackberry -y éste último, con gran presencia en el mercado corporativo. Si nos concentramos en las redes sociales basadas en la geolocalización, vamos a encontrar a Foursquare, Gowalla, Facebook Places, Google Places + Latitude, entre otras. Y si pensamos en servicios Web importantes para difundir nuestros mensajes y contenidos, vamos a tener a Twitter, Facebook, Google+, Tumblr, Posterous, Instagram, WordPress, etc, todos ellos con sus particulares abordajes de las plataformas móviles. Y otro punto relevante: si bien por ahora el modelo dominante es el de las “aplicaciones”, la expansión del HTML5 nos está llevando hacia sitios que integran diferentes funciones, y que contemplan accesos desde diferentes sistemas operativos y dispositivos.

Esta fragmentación de las aplicaciones y plataformas tiene además otro impacto: es complejo integrar todos esos contenidos en espacios propios, como sitios y blogs. En parte, porque no siempre el contenido en estos servicios Web es público, como los casos de Facebook y Foursquare. Por otro, porque generalmente estamos obligados a sumarlos en espacios separados, como en las barras laterales, donde quedan separados del contenido principal.

Frente a esta dispersión de aplicaciones y plataformas, no es raro que las empresas y usuarios aún tengan reticencias para usar sus dispositivos móviles más allá de tareas básicas como el correo electrónico, la mensajería y la navegación. Sin embargo, el éxito inicial de aplicaciones pensadas específicamente para móviles -como el caso Instagram, por ejemplo- muestra que es hora de dejar de pensar en “adaptaciones” de sitios existentes para explorar las capacidades de los dispositivos móviles. Por ejemplo, sacar provecho de la geolocalización, la facilidad de publicar en el momento y la posibilidad de crear conversaciones entre usuarios a partir de temas puntuales.

Por . La foto que abre la entrada fue tomada por lululemon athletica y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios