Ryanair y la politica de no tener politica en medios sociales

Ryanair airplane

Estamos acostumbrados, en los últimos tiempos, a leer textos que hablan sobre las políticas que deben tener las empresas en medios sociales. La mayor parte de los consejos dan por sentado un punto: que ante las preguntas y quejas de los usuarios, las empresas deben ofrecer una respuesta. Cuando tardan mucho, se las critica y se deja en claro que no están haciendo un buen trabajo. Y también se suele marcar un punto: que hay que responder siempre, más cuando quien se queja es un “usuario relevante”, que puede tener muchos seguidores en las redes sociales.

Pero siempre está la excepción a la regla, y en el mercado de las aerolíneas, un caso bastante evidente es Ryanair. La compañía, una de las principales de Europa en el mercado de los vuelos de bajo costo, ni siquiera tiene una cuenta oficial en Twitter. Y hace pocos días, se atrevió a ir contra muchos de los consejos del mercado de medios sociales. Ante las quejas de la cantante Lily Allen en Twitter, donde cuenta con más de 3 millones de seguidores, por el cobro del boarding pass -hay que llevarlo impreso, o te cobran esa suma por dártelo en papel-, la compañía simplemente no contestó. Nada. Ni para decir que la cantante estaba equivocada, o que son las políticas de la empresa, o que ese cobro es algo que cualquier usuario de Ryanair debe afrontar. Silencio total.

Por un lado, hay que reconocer que Ryanair siempre fue una compañía que se las arregló para salir en los medios con muy baja inversión, sobre todo a partir de proponer ideas bastante llamativas a la hora de recortar costos. Pero su “no política” en las redes sociales es realmente muy llamativa, y va en contra lo mucho que se dice en la industria turística. Aunque hay que reconocer que la atención al público, y la inversión en ese punto, no es precisamente uno de los fuertes de la compañía.

Más sobre el tema en Tnooz.

Anuncios

2 comentarios sobre “Ryanair y la politica de no tener politica en medios sociales

  1. Son coherentes en su guerra contra todo y contra todos.  Ryanair se puede permitir eso y más. 

    Solo hace falta recordar que, cuando recibió denuncias y/o multas, las satisface y continúa con su línea editorial. Mientras sean capaces de ofrecer precios más económicos que sus competidores, no les hace falta ni presencia en las redes sociales ni limitar sus abusos en su política de ancillary revenue como la que sufrió la cantante en cuestión.  Y seguirán siendo competitivos por su mayor uso de aeropuertos secundarios frente a sus competidores. Ahorran costes de manera brutal en la contratación de slots y en el “chantaje” comercial que realizan a diversos gobiernos locales o regionales exigiendo subvenciones a cambio de trayectos. La cuerda está tensa pero Ryanair juega sus cartas de manera agresiva y el período de crisis en el que está Europa, les ayuda a mantener su way of life. Por cierto, volé en 2005 y en 2007 y prometí no hacerlo de nuevo. Debo ser la excepción que confirma la regla :-P

  2. Ignasi, es cierto que la fuerza de Ryanair viene de otro lado. No tienen que preocuparse por atender mejor al público porque hoy viven de los subsidios que reciben del Estado. Hablamos en el blog de ese tema a propósito del ejemplo del “gratis” de Chris Anderson. En todo caso, merece otra entrada sobre el tema, para matizar algunas cosas que se dicen en esta entrada.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.