El estado de los blogs sobre viajes y turismo, complemento 2011

Via nevada

Casi un año atrás, publiqué una entrada sobre “el estado de los blogs sobre viajes y turismo“, en el cuál planteaba una serie de temas que me parecían importantes para este mercado. Entre ellos, que los blogs más conocidos habían tomado un camino más profesional, que les quitaba frescura pero que los llevaba a abordar temas con estrategias más ambiciosas; que en América Latina había muchos menos blogs relevantes sobre viajes que los hubiéramos esperado unos años atrás -España, en cambio, si tiene un buen número-; y que un blog podía ser parte de tu posicionamiento en el mercado de viajes y no tanto un medio de vida en sí. Ahora podemos agregar algunas cosas más, a medida que el panorama para los blogs sigue cambiando.

Un punto que no abordé en aquella ocasión fue la creciente fragmentación de las estrategias de publicación. Para que tu blog siga teniendo relevancia, cada vez hay que atender más frentes. Publicar en redes sociales y de información, y mantener perfiles en sitios de fotos y videos son tareas que demandan tiempo, pero que son relevantes para cualquier blogger. Si a eso hay que sumarle temas ligadas a la gestión de la publicidad, el mantenimiento de la herramienta de publicación y más detalles, no es complicado llegar a la conclusión que estamos frente a una crisis bastante importante en el modelo del blogger independiente y que hace todo por las suyas. A medida que el modelo de publicación se complejiza, es cada vez más difícil abarcar tantos frentes. Hay, claro, soluciones parciales. Por ejemplo, concentrarse en mercados más puntuales. Asociarse con otros. O asumir que tu blog es parte de tu posicionamiento en el mercado de viajes y turismo, y que la “monetización” debería darse a través de otras ocupaciones relacionadas -periodismo, social media, conferencias y seminarios, etc. La progresiva complejización del modelo blogger también lleva a mucha gente a desanimarse y dejar de publicar. Al final, lo que en 2001 aparecía como un modelo muy simple de publicación independiente hoy es mucho más complicado de sostener que un perfil en Twitter o Facebook.

Segundo, habrá que concentrarse en explorar las ventajas que el formato blog sigue conservando. Por ejemplo, poder integrar múltiples fuentes a la hora de contar historias. Fotos, mapas, videos, textos pueden integrarse de maneras que otros soportes no permiten. Estamos muy acostumbrados al modelo de la gráfica a la hora de contar historias, y va siendo tiempo de diversificar el repertorio. Una posibilidad es ver como están evolucionando las herramientas de “curación de contenidos” como Storify como una posibilidad de ampliar nuestras estrategias de escribir sobre destinos y tendencias.

Tercero, y como todo mercado que se complejiza, necesitamos más personas que lo analicen y escriban sobre tendencias de publicación, nuevos formatos, marketing, monetización y posicionamiento. No todo es escribir sobre destinos. Este punto es interesante para explorar para muchos actores del mercado de viajes, y no sólo los bloggers. Y es un buen tema para charlar en los encuentros de personas en blogtrips o FAMtrips. A ver si los destinos y empresas se animan a ir un poco más allá del “viaje de familiarización” y organizan jornadas de debate o similares, porque las conclusiones les van a interesar a ellos también (más sobre el tema en Blogtrips: experiencias de viajero y experiencias de blogger, una entrada de la semana pasada).

¿Otras ideas? Como siempre, pueden dejar sus comentarios debajo.

Anuncios

4 comentarios sobre “El estado de los blogs sobre viajes y turismo, complemento 2011

  1. No estoy muy de acuerdo con este tema de “estar en todos lados”.

    De hecho yo sólo tengo como plataforma de publicación de contenidos a mi blog, ni loca abriría una fanpage en FB y mi cuenta de Tw es personal, así que sube el feed de las actualizaciones pero puedo hablar de otros temas que nada que ver también.

    Me parece que en “socialmediósfera local”, si se me permite el neologismo, hay demasiada necesidad de figurar. Demasiada, con mayúscula, en bold y subrayado si hace falta para que quede claro.

    ¿Cómo explicar sino el interés que tienen ciertos contactos que tengo en Tw para loggearse en Foursquare hasta para ir al baño (siempre que sea un baño “glamoroso” como el de un Starbucks (ja!) o similares?

    Otra cosa que prendió mucho en su momento fue Formspring, aún más ombliguista porque era ser “entrevistado” por cualquiera.

    Pero jamás veo que haya alguien que tenga automatizada para Tw sus reviews en tripadvisor, por ejemplo. O que al menos las comparta. Y eso me parece un contenido interesante no solo para mi como contacto, sino para los usuarios de esa plataforma de la cual he sacado muchas referencias útiles para el viaje por EEUU que te comenté hace unos días.

    Simplemente creo que hay una neccesidad obscena de ostentar en muchos casos, que poco tiene que ver con el interés auténtico en compartir información útil de destinos como hacen los medios especializados. Seguramente hay excepciones, pero en el 98% las “Fotos del viaje al caribe con mi amor 2011” y similares, solo son vidriera de los consumos personales y, a menos que alguien se tome el trabajo periodístico de hacerlo, no pueden ser puestas en valor para promoción turística.

    Con periodístico me refiero a los que hacemos vos, Tony Gálvez en De viaje a Brasil, y en cierta forma yo con mi blog: sistematizar los contenidos para que cumplan con múltiples objetivos y puedan ser inteligibles para cualquier persona aún con un Google translator.

    Y por mucho que se twitee, si quiero describir con palabras qué se siente estar en el Salar de Uyuni, con 140 caracteres no alcanzan. Si quiero contar la experiencia del ir a dormir al hotel de sal, tampoco.

    Y si en vez de concentrar mis sentidos en disfrutar de lo que veo estoy twiteando para “compartir”, evidentemente tampoco estoy haciendo la tarea de vivir a full el destino como para retransmitirlo a los lectores cuando pueda sentarme a pasar en limpio mis experiencias.

    Me parece que la dispersión de medios no ayuda a la calidad del producto. Si uno está desconcentrado en subir cosas a 5 espacios, lo más probable es que no ofrezca calidad u originalidad en ninguno.

    Otro ejemplo es retuitear cuanto artículo nos caiga simpático pero nunca comentarlo. El RT sirve para redistribuir el mensaje, y en cierta forma ayuda; pero no construye ni deja marca. Es olvidable a los 5 minutos, mientras que el comentario en un blog (sobre todo en un blog de viajes) agrega valor para siempre, aún cuando esa información pierda vigencia, porque estará dando cuenta de cómo ha ido evolucionando un destino, una infraestructura, un servicio de apoyo, etc.

    Dejando de lado el tema de lo que se hace localmente, debo decir que en la organización del viaje a EEUU me sorprendió ver que hasta en fast food mas chiquito tiene presencia on line en Google maps, tiene su página con info básica y como apoyo algunos cuentan con Tw y FB. Justamente al revés de lo que se está haciendo localmente!

    Te cuento un ejemplo local: las guías turísticas municipales de Córdoba tienen página en FB pero no un espacio en el sitio oficial de la municipalidad. ¿No debería ser, por lógica, exactamente al revés? Obviamente se hace por una cuestión de recursos limitados (sobre todo en lo que se refiere a materia gris de los responsables de turismo de Córdoba), y por otro porque cualquiera puede hacerla. ¿Ayuda en algo? Y… por ahí es mejor a nada. Pero no jerarquiza el servicio y no es lo correcto.

    Creo que para el ámbito local (latam, digamos) todavía no hay compromiso informativo/periodístico como el de los bloggers especializados. Así que en lo que a mi respecta, son las únicas referencias que puedo considerar confiables para obtener información sobre servicios turísticos.

    Saludos!

    1. En ningún momento sostuve que había que estar en todos lados. Sólo en los lugares relevantes (y sí, son varios). Y “relevantes” por varios motivos. Primero, porque son fuente importante de tráfico (y creciente, sobre todo Facebook). Segundo, porque los usuarios son los que eligen estar en determinados lugares (ok, no vamos a problematizar aquí el tema del “eligen¨, pero dejemos el tema en ese punto para simplificar) y no somos nosotros los que vamos a decirles donde deben leernos. Por ejemplo, en el caso de FB una fan page es una herramienta interesante. Te sirve para adelantar contenidos (y a veces hay usuarios que te pasan datos antes de publicar), publicar fotos en el lugar mientras viajas (también Flickr o Instagram tienen esa utilidad), hacer preguntas o pasar datos puntuales (Twitter, en ese caso), etc. Los blogs son la plataforma más indicada para contenidos más elaborados (es lo que marco en el punto 2) pero hay ciertos tipos de publicaciones que se adaptan mejor para otros soportes. Desde ya, a medida que la publicación se hace más compleja, hay que optar (es tu caso) en donde publicar. No le veo nada de malo, como tampoco le veo nada malo a expandirse a todo soporte que te interese. Los blogs malos no son malos porque están “desconcentrados”, son malos porque no tienen nada que contar :)

  2. Tal cual, de acuerdo con tu punto en un 100%

    El problema que veo y a eso apuntaba mi comentario, al menos en lo local, es la bajísima calidad de contenidos relevantes en FB, Tw, etc. Los únicos que se mantienen en un nivel de contenido son los blogs. Y acá otra aclaración: por supuesto que hay blogs malos ¡pero solo leo buenos blogs!
    En cambio si agrego a mi prima en FB me tengo que fumar ver sus updates de Farmville y boludeces semejantes.

    Salvo honrosísimas excepciones, Tw me aporta poco y nada en información y muchisimo menos aún en tráfico.  Lo mismo FB. En mi caso no me trae casi nada de tráfico y no lo asocio a no tener una fanpage sino al tipo de contenido.

    Mi suegra en su blog de geología tiene mucho tráfico de FB (para un blog entre 500 y 700 visitas diarias totales) sin tener una fanpage porque apenas hay un hecho relevante (el último sismo en España, por ejemplo) se toma el laburo de explicarlo en su blog y logra tráfico orgánico, 50 “Me gusta” en dos días, tráfico desde FB, retwits, que la citen en diarios, la llamen de la radio y la tele de Córdoba y consigue comentarios. Y aparte le metemos mucho laburo de RRPP off line.

    Mi novio con su blog de series en inglés en inglés lo mismo. Lo que lo apuntala con tráfico orgánico y FB y TW hacen la diferencia cuando un famoso le hace un RT, sino no son relevantes. Y también hay muuuucho trabajo de RRPP por atrás.

    Por eso me parece que depende mucho de la temática y de los objetivos de cada uno con el producto y con la relación que quiera mantener con los lectores, que es todo un tema también.

    Hoy una mina me mandó un mail para preguntarme cuánto salía un remís desde el hotel donde estaba alojada hasta el estadio Orfeo… y la verdad que a mi ese tipo de cosas me rompen soberanamente la… paciencia!!! Y todas las semanas recibo mensajes de ese tipo. Imaginate si tuviera una Fanpage del blog.

    Mi comentario quizás no dejó claro que mi crítica apunta a la gente que tiene cuentas en 20 mil aplicaciones y no complementa la información en ninguna sino que replica constantemente lo mismo.

    Entonces ves que twitean que están en un aeropuerto y sale en FB, Linkedín, en la caja de TW que tienen en el blog, se logean en Foursquare… es todo lo mismo! Puro fast food comunicacional. O más bien junk food, porque no hay una riqueza en lo que se comunica sino ruido y más ruido distribuído.
    Y que cuando te los encontrás en persona en un after office están ¡Twiteando en lugar de mirarte a la cara cuando te hablan!

    Por eso rescato es esfuerzo que hacen Tony Gálvez y vos en meterle mucha calidad a los contenidos, en que se nota que hay alguien tratando de comunicar a un lector cuando escriben un artículo. Hay un esfuerzo por pensar, por construir, por proponer, por dar una vuelta de tuerca… y eso es lo que me me parece verdaderamente importante y que construye en el largo plazo.

    Quizás en realidad lo mio sea pura catarsis, jajaja.

    Saludos!

    1. No está mal hacer algo de catarsis. Sobre todo cuando hay tanto gurú que dice que “los blogs se murieron” porque ellos no son capaces de mantener uno (o ni siquiera son capaces de escribir un texto decente). Pero, sin embargo, me interesa estar a la altura de las circunstancias: si se sigue complejizando el tema de la publicación, habrá que optar cada vez más por donde estamos. Y eso significa que, en ciertos casos, los grandes medios van a volver a recuperar algo de ventaja, porque tendrán la posibilidad de apostar por diversificar el tráfico de muchas maneras (aunque si logran monetizar ese tráfico es otro tema).

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.