Pisac

Arranquemos por la cita:

“Para la industria del turismo, la decisión de quien es o no turista es muy simple y pragmática. Un turista es cualquier persona que gaste un cierto monto de tiempo o viaje a una distancia específica de su casa. El turismo se mide por el número de habitaciones de hoteles ocupadas, aviones y buses completados, y comidas consumidas (…) Un viajero de negocios que se hospeda por 2 noches en San Francisco y no sale del hotel excepto para visitar a algún cliente es tan turista como el que recorre la ciudad o viaja a una playa”.

Una lectura de este tipo explica la razón por cual, desde la industria turística, la discusión entre las diferencias entre viajeros y turistas provoca tan poco interés. Tal vez interese para campos como la literatura o el periodismo, pero el mercado turístico tiene otras variables en las cuáles pensar. Aquellas, claro, que reflejan las ventas e ingresos.

No se pueden pensar, claro, que la clasificación que la industria hace quienes viajan sea la única posible. Como analizamos en una entrada anterior, la distinción entre viajeros y turistas puede pasar por su grado de interacción con los habitantes locales. Aquellos que más interés tienen en ese contacto son considerados viajeros; quienes se mantienen en el espacio específicamente vacacional, turistas. O se los puede pensar a pensar de su interés por explorar destinos poco conocidos o únicamente visitar aquellos lugares que cumplen todos los requisitos de la industria turística en cuanto a alojamiento o diversión. Categorías que se trabajan, por ejemplo, a partir de las nociones de “alocéntricos” y psicocéntricos” de Stanley Plog, o de “exploradores” y “turistas” de Valene Smith.

Como verán, las clasificaciones varían sustancialmente de acuerdo a quien observe el segmento de viajes. Pasa de un desinterés por la clasificación del tipo de viaje, salvo que diga algo sobre el nivel de gasto, como es el caso de la industria, hasta una lectura más basada en las motivaciones del viajero y sus razones / justificaciones para alejarse de casa. Y habría que agregar un punto más, no demasiado explorado: las clasificaciones que, de los viajeros / turistas, hacen los habitantes locales de aquellas poblaciones muy turísticas, y que no necesariamente están involucrados con la industria del viaje.

La cita que abre la entrada es de Erve Chambers, y está tomada de su libro Native Tours. The Anthropology of Travel and Tourism, Illinois, Waveland Press, 2000. La foto la tomé en Pisac, Cusco, Perú, en enero de 2005.

Anuncios