Detenerse

Algunos años atrás, escribí una serie de entradas sobre el tema de los blogs, los viajes de prensa y el tema del marketing turístico. En aquellos momentos, hacia 2006, las agencias oficiales de los destinos y de relaciones de prensa comenzaban a mirar a los blogs como publicaciones con una relevancia creciente, pero francamente no pasaba gran cosa. Y, al menos por Argentina, sigue sin pasar gran cosa. Lo que existe son los tradicionales viajes de prensa, a los que algunos bloggers pueden ser invitados de manera puntual. Pero en España se ha venido afirmando la tendencia de los blogtrips. Estos viajes, en donde los participantes son, obviamente, bloggers, pueden ser muy similares a los viajes de prensa, con un itinerario armado, o tener un esquema mucho más participativo. En éste último caso, el armado del viaje es producto de la colaboración de los bloggers y los encargados de marketing y prensa del destino.

En el tema de las relaciones entre viajes de prensa, blogs y marketing, no tengo cosas muy novedosas para decir. Muchas las expuse más de cuatro años atrás, y se resumen en un punto: el problema de la experiencia de viaje. Un viaje con todo pago y agenda armada por un tercero no reproduce la experiencia del viajero. Hay, sin embargo, formas de enfrentar esas limitaciones. Por ejemplo, en muchos viajes de prensa es posible extender nuestra estadía por algunos días más, a nuestro costo. En esos días extras podemos obtener más información. Claro, eso no siempre es posible porque también está nuestra agenda de obligaciones, y aunque nos lleguen invitaciones, no siempre podemos pensar en quedarnos más días.

Sin embargo, hay un punto que evidentemente es interesante en el caso de los blogtrips: posibilitan que muchos responsables de blogs se conozcan personalmente, debatan sobre temas que les interesan e intercambien conocimientos sobre publicación. De hecho, me parece que este punto puede ser muy importante para el futuro de los blogtrips: la de permitir tener un espacio de debate. En el planteo de los viajes de prensa tradicionales se suponía que el periodista necesitaba conocer el destino, y que por lo tanto debía ser instruido. Pero en el caso de los bloggers, el conocimiento que ellos tienen sobre formatos de publicación, usos de redes sociales y de información y estrategias de posicionamiento, por sólo citar algunos casos, son de utilidad para los destinos y sus funcionarios del sector turismo.

Sé que me dirán: ningún destino va a pagar el viaje de un buen número de personas sólo para éstos sostengan reuniones sobre cómo publicar en Internet. Que hay objetivos de marketing del destino, y que el blogtrip tiene que ajustarse al menos parcialmente a ellos. Es, entonces, en el punto de la experiencia del viaje donde los blogtrips todavía tienen que innovar más. Un camino posible es trabajar más en la vinculación entre viaje para dar a conocer destinos y las reuniones donde debatir sobre las relaciones entre turismo y estrategias colaborativas de creación de contenidos. Un espacio donde podrían integrarse bloggers, funcionarios y responsables de marketing y turismo, periodistas, académicos, ejecutivos, directivos y empleados de hoteles y agencias de turismo, y la lista puede seguir un poco más. Y en el caso específico de los bloggers, los viajes más frecuentes pueden ser una buena oportunidad para testear formas más originales de publicar. Por ejemplo, desde dispositivos móviles.

De lo que se trata, en el fondo, es de basarse en la idea de construcción colaborativa de la información. Hay viajes de prensa, reuniones de debate, encuentros especializados de la industria, charlas sobre medios sociales y marketing, documentos oficiales, seminarios académicos, y podemos seguir con la enumeración. El cambio se daría al comenzar a mezclar formatos y romper ciertas divisiones establecidas desde hace tiempo.

Ahora, si los blogtrips se quedan en una simple adaptación de los viajes de prensa, donde sólo cambia el formato de publicación, y no aportan centralmente a la experiencia del viajero, vamos a tener problemas de credibilidad y reputación en el mercado de los blogs sobre viajes y turismo. Esperemos que de tanto debate aparezcan algunas fórmulas innovadoras para pensar la publicación en un entorno colaborativo, y no repetir los errores del pasado.

Anuncios