Atlanta Security Line

Un día después de la difusión de la noticia del asesinato de Osama Bin Laden, un artículo publicado el 1 de mayo por la mañana puede ser una clave interesante de los próximos tiempos por venir en el tema de seguridad en Estados Unidos. De acuerdo a un paper publicado por dos académicos estadounidenses (PDF), y que cita The Economist, en EEUU se ha gastado más de un billón (sí, un billón en español) de dólares en las medidas de seguridad que siguieron a los atentados de septiembre de 2001.

El paper analiza algunas cifras interesantes, como que el gasto en contraterrorismo es mayor que todo el gasto en contra del crimen en Estados Unidos. Y que, a mediano plazo, se trata de montos que no podrán ser sostenidos por los presupuestos federales. Buena parte de esos gastos se han destinado, como ustedes saben, a las medidas de seguridad en los aeropuertos. Medidas que, aunque son aceptadas por muchos pasajeros, han empeorado sensiblemente la experiencia de tomar un vuelo. Muchas de las novedades presentadas por la TSA, el organismo encargado de la seguridad en los aeropuertos estadounidenses, no han sido bien recibidas, como el caso de los escáneres de cuerpo completo.

Luego de la difusión de las noticias sobre Bin Laden, podemos hipotetizar que el discurso acerca de “un mundo más seguro”, que tantas críticas ha recibido, puede tener un correlato, en el corto plazo, de una reducción del gasto en medidas de seguridad. Queda por ver si en el corto plazo comenzarán a aparecer algunas novedades en el tema de seguridad en aviones y aeropuertos.

Anuncios