iPhone testing 2

La expansión del uso de los dispositivos móviles a la hora de acceder a Internet tiene una consecuencia interesante en el mercado de viajes: muchos averiguan datos no sólo antes de viajar. Lo hacen mientras están en el lugar, ya sea revisando páginas Web o consultando en las redes sociales y de información. Algo que implica ampliar sustancialmente las fuentes de información mientras nos encontramos en el destino. Sobre números acerca de movilidad, pueden ver la entrada del lunes sobre Viajes y dispositivos móviles.

Sin embargo, este cambio no es tan fácil explicar estos cambios en el mercado de viajes. Muchos de sus actores recién están comenzando a acostumbrarse a la lógica colaborativa, y aparecer y decirles “OK, ahora hay que pensar en otra cosa más” no es algo que ayude a entusiasmarlos mucho. En la Red hay demasiada información dando vuelta, un exceso de aplicaciones y servicios Web nuevos, una gran fragmentación entre plataformas, y eso se suma a las tareas diarias. No queda, entonces, demasiado lugar para revisar cosas nuevas.

Pero es cierto que la posibilidad de publicar desde dispositivos móviles está acelerando la velocidad frente a la cual hay que reaccionar en Internet. En Twitter, Facebook y otros servicios Web, las publicaciones y comentarios se dan a una velocidad mucho mayor que en los blogs, que ya superaban por mucho la capacidad de reacción de muchos actores de la industria.

Obviamente, por estos lados seguiremos hablando de movilidad, dispositivos móviles y nuevas formas de publicación. Pero habrá que tener en claro que en esas temáticas estamos, casi, en la etapa de evangelización. O como estábamos con el paradigma colaborativo de la Web 2.0 hace tres o cuatro años.

Anuncios