Seis o siete años atrás, los blogs eran presentados de manera indiferenciada, como si todos compartieran muchas cosas en común. Y lo que compartían, en todo caso, era una plataforma de publicación. Pero los temas diferían, y mucho. Las épocas en que era lo mismo un blog de moda que uno de viajes o de tecnología pasaron hace mucho, y hoy se impone una versión mucho más enfocado en nichos y mercados verticales.

La idea central y punto 1: los blogs, en términos generales, son hoy el mejor soporte para concentrar diferentes estrategias de publicación a mediano y largo plazo. Te permiten desarrollar textos más largos y elaborados, pero también integrar lo publicado en otros soportes, como Twitter, YouTube, Flickr, y en menor medida, Facebook. Y crear una estrategia que complemente la apuesta al impacto y el corto plazo de las redes sociales.

Pero, y punto 2, es cierto que la producción de contenidos en los blogs no sólo cambia porque integra lo publicado en otros soportes. En el caso de los blogs sobre viajes y turismo, lentamente, comienzan a emerger otras estrategias. Por ejemplo, la creación de mapas y recorridos a partir del GPS. En esos mapas se puede agregar contenidos, datos de interés, fotos. No necesariamente el futuro del blog estará concentrado en fotos, videos y textos.

Punto 3, la emergencia de ese tipo de contenidos -mapas, recorridos y otras formas de contenidos geolocalizados- ayudará a profundizar la separación entre la narrativa lineal de muchos textos sobre viajes publicados en papel. Por un lado, porque el soporte permitirá nuevas formas de contar un viaje; segundo, porque se integra en un entorno colaborativo. Los recorridos creados a partir de un GPS pueden ser subidos a Internet, y bajados y completados por otras personas con dispositivos similares. Convengamos, en todo caso, que la mayor parte de los blogs, incluido éste, sigue bastante apegado a una narrativa lineal que viene desde otros soportes. De a poco, ésto comienza a cambiar.

Punto 4, la difusión de dispositivos portátiles y celulares con acceso a Internet está llevando a que crezca la importancia de aquellos contenidos que puedan ser usados mientras nos encontramos de viaje. Por ejemplo, eso sucede con las aplicaciones que bajamos al celular, como las que nos permiten seguir el tiempo, el estado de los vuelos, y otros temas. ¿Por qué los blogs no podrían sumar contenidos, como recorridos en GPS o KML, que puedan ser bajados fácilmente y usados por los viajeros? Al fin y al cabo, permitirían algo que hace mucho planteo es el gran aporte de los blogs al mercado turístico: recuperar la experiencia del viajero, pero a la vez permitir a otros usar tus experiencias para crear las suyas. O sea, si queremos seguir produciendo contenidos útiles, habrá que estar atento a las prácticas de los viajeros.

Quinto y final, cité los recorridos creados a través del GPS, pero algo similar se puede desarrollar a partir de los contenidos publicados en terceras plataformas. Por ejemplo, sitios en Foursquare, Facebook Places y Gowalla; mensajes geolocalizados en Twitter; fotos con información sobre posicionamiento; y podríamos seguir un largo rato.

Y volvemos al punto 1; como punto que concentra muchos tipos y estrategias de publicación, los blogs pueden seguir conservando su relevancia como el mejor soporte que se puede elegir a la hora de contar viajes. Pero eso requiere de la habilidad de integrar múltiples plataformas y soportes en tus entradas. Claro, con el abrumador ritmo de las innovaciones en Internet, no es raro que todo esto nos termine por abrumar un poco.

Y volvemos al punto 2: los blogs sobre viajes y turismo van a comenzar a desplegar diferencias cada vez más marcadas en relación con otros tipos de blogs, y comenzarán a usar otras herramientas y soportes para “narrar” los viajes. Temprano para decir, claro, cuáles serán las herramientas que terminarán siendo más usadas.

Anuncios