Cronicas de Iguazú 4: coatíes

coati

Los visitantes al Parque Nacional Iguazú no van a tardar en descubrir a los coatíes. Están por todos lados, en particular en las zonas donde más turistas se pueden encontrar. La razón es simple: los coatíes se han adaptado a la presencia humana, a tal punto que ya viven de ellos. O sea, están todo el tiempo en busca de comida, y en algunos casos directamente se quedan con parte de tu almuerzo sin pedir permiso. Si bien su aspecto es de lo más simpático, pueden ser bastante agresivos, algo que van a descubrir si saltan a la mesa donde estás comiendo, como puede pasar en cualquiera de las zonas de comidas del Parque. Van a encontrar también muchos letreros que les piden que no alimenten a los animales, ya que esto altera el equilibrio ecológico de la zona y modifica el comportamiento de las especies de la región. Por ejemplo, los coatíes cada vez están más tiempo en el suelo, y ya no procuran su alimento en árboles, como era su comportamiento habitual.

En el video que se encuentra debajo pueden ver a un coatí en acción. El hecho de que nadie los ahuyente rápidamente es una de las razones por las cuales se han acostumbrado a conseguir comida de esta manera. De más está decir que difícilmente comer papas fritas, hamburguesas y sandwiches pueda ser considerado una dieta recomendable para estos animales.

Hay disposiciones de las administraciones de los Parques Nacionales para trabajar con este tema, como asegurar los tachos de basura para impedir que los coatíes pueden abrirlos, además de solicitar a los turistas que cuiden no dejar comida al alcance de los animales, como pueden ver en el cartel que se encuentra debajo, pegado en uno de los mostradores de un puesto de venta de comida en el lado argentino.

Coaties en el Parque Nacional Iguazú

Anuncios

4 comentarios sobre “Cronicas de Iguazú 4: coatíes

  1. Es una lástima la falta de conciencia que tenemos los Argentinos (y muchos turistas extranjeros) respecto al cuidado del medio ambiente. No digo que haya que sacarlos a patadas, pero sí ahuyentarlos para evitar que se sigan mal acostumbrando a éste estilo de vida.

  2. Quizá si empezaramos por poner los carteles en castellano, después podríamos entender las normas que hay que seguir.

  3. Es una lástima que estos animalitos se estén acostumbrando a la presencia humana y pierdan sus hábitos naturales, la gente debería tomar mas conciencia y no darles de comer, por otra parte las autoridades del parque deberían tomar medidas mas precisas para evitar que estos animales se entremezclen con la gente. En el áfan de atraer mas turistas se esta contaminando el parque.Saludos Alicia

  4. Personalmente, considero que las medidas de cuidado tienen que ser establecidas por la gente encargada del lugar. Necesitamos educar a los turistas que vienen a nuestro país porque ponen nuestras posesiones en peligro. Los guías deberían recordar estas medidas, no sólo los carteles que están ahí para hacer lugar y menos del 60% los lee.

Ya comentaste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.