En agosto de 2006 hice mi primera visita a la zona de Cataratas. En aquel momento no había mucha agua, debido a una persistente sequía. Por ejemplo, el mirador a la Garganta del Diablo, del lado brasileño, lucía así:

Pero la semana pasada el volumen de agua era superior a lo normal, y la misma zona lucía de esta manera:

Digamos que se pueden percibir algunas diferencias. Y podemos ir, directamente, a la comparación de las Cataratas mismas. Así estaba la vista del lado brasileño:

Y así estaban la semana pasada:

Como verán, son dos paisajes completamente diferentes. Otra diferencia importante fue la presencia de sol en las fotos que tomé hace unos días. Un tema relevante que va a ser el motivo de la próxima entrada sobre Iguazú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.