Antarctica Sailing Trip

En los últimos años, la cantidad de cruceros que se dirigieron hacia la Antártida creció de una manera bastante acelerada. Se trata de un destino muy poco visitado y bastante inaccesible, lo que permitía a grandes compañías de cruceros cobrar tarifas muy interesantes por el recorrido. Pero parece que parte de ese negocio está por desaparecer. Eso se debe a que la International Maritime Organization, la agencia de seguridad de las Naciones Unidas, y que se ocupa de regular las aguas internacionales, ha dispuesto una serie de limitaciones a partir de agosto.

La principal es que los cruceros que ingresen a aguas de la Antártida deberán obligatoriamente usar combustibles livianos. Esto deja de juego a los grandes cruceros de más de 500 pasajeros. El motivo de la limitación es la posibilidad de accidentes, que podrían contaminar severamente el medio ambiente.

Las consecuencias de los cambios es que ahora sólo podrán entrar barcos más pequeños, lo que reducirá la capacidad de ofertar lugares. Se puede esperar entonces un incremento de los pasajes. Igual, al costo que estaba, la gran mayoría no nos podíamos pagar un crucero a Antártida. Y, simplemente, vamos a seguir sin poder.

Más información en Gadling. La foto que abre la entrada fue tomada por 23am.

Anuncios