Travel memorabilia

Quienes tuvieron la oportunidad de ver “Up in the air”, la película de Ivan Reitman que protagoniza George Clooney, habrán podido notar que hay un tema que recorre la primera mitad del filme: la obsesión por las millas de las aerolíneas y los esquemas de fidelización de los hoteles. Los protagonistas buscan conseguir el acceso a ciertas tarjetas, por lo general doradas o platino, que les brinden la oportunidad de tener vuelos gratis, upgrades a primera clase, o simplemente evitar filas y trámites en el aeropuerto. Todo pasa por acumular puntos en esos esquemas de fidelización, y saber como usarlos.

En el último número de la muy buena revista de crónicas Etiqueta Negra hay una nota muy interesante sobre los “viajeros frecuentes” en Estados Unidos, pero concentrada en aquellos que buscan sacar lo máximo de los programas de millas de las aerolíneas. Son aquellos que estudian los reglamentos de las promociones de fidelización para encontrar todo tipo de ventaja que les permite acumular millas más rápido, y que luego podrán usar para hacer largos recorridos o viajar sólo en primera clase. En América Latina todo esto no nos parece tan familiar, pero en Estados Unidos hay tantos programas de fidelización y formas cruzadas de promoción con tarjetas de crédito y hoteles que hay un campo fértil para investigar sobre el tema. No se sorprendan de encontrar foros y blogs dedicados por completo a los “viajeros frecuentes”, una categoría que el mundo del turismo en los países desarrollados presta mucha atención; no dejan de ser una fuente muy estable de ingresos si se trabaja muy bien sobre ellos.

La nota de Etiqueta Negra la pueden leer en este enlace. Hay anécdotas que parecen sacadas de novelas, como personas que contrataban a otras para volar a distintos lugares y de esa manera embolsarse las millas de las promociones.

Por cierto, el contenido de Etiqueta Negra sigue siendo muy bueno, pero el encuadernado de la última edición apesta. Apenas me puse a leer la revista comenzaron a separarse las hojas del lomo. Para una revista que suele coleccionarse no es un detalle banal. Si la ven en kioskos, es la que tiene un dibujo de Messi en la tapa.

La foto que abre la entrada fue tomada por alex-s y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Anuncios