En los últimos meses este blog ha trabajado mucho el tema de las relaciones entre turismo, Internet y tecnología. Nos hemos concentrado en varios casos de aplicaciones interesantes en el terreno de la tecnología y los viajes, pero tal vez es hora de hacer una entrada puntual, que resuma algunos temas relevantes a la hora de pensar qué se puede hacer hoy en la Red a la hora de pensar una estrategia para empresas y destinos. Cada punto en realidad podría ser desarrollado en una entrada aparte, pero quería que este texto funcione como resumen de ideas a desarrollar en el futuro.

1) Pensar en comunidades. Los sitios que son un “folleto online” no sirven en Internet. Las decisiones sobre cuáles son los objetivos de un destino o una empresa no se toman desde lo estético; se hacen desde objetivos más amplios. ¿Dónde consultarán los usuarios? ¿Cómo se construirá una base de conocimientos que luego otros podrán consultar? A la hora de pensar un sitio, hay que tener en claro cómo llegarán a los usuarios, y como integrarán servicios de terceros (Facebook, Twitter,YouTube, etc).

2) Conversar. La posibilidad que tienen hoy muchas empresas de llegar directamente a los usuarios implica que hay una excelente oportunidad para conversar con ellos. Y eso no se hace desde el discurso vacío de las relaciones públicas, las gacetilla y el marketing -“la empresa líder”, bla, bla-; implica tener en cuenta que intereses tienen esos usuarios. Y quienes conversan, además, son las personas. O sea, lo relevante para una empresa u organización enfocado en el mercado de turismo e Internet es contar con usuarios / empleados / funcionarios abiertos a conversar en la Red.

3) Pensar en los dispositivos móviles. Si usan su teléfono móvil para acceder a Internet, habrán visto que muchas compañías han comenzado a desarrollar aplicaciones para esos dispositivos, o al menos ya tienen versiones específicas de sus sitios, dirigidos a los celulares. Hoy tal vez no sea un segmento muy amplio de visitantes, pero está claro que en los próximos años la cantidad de usuarios que visitará sitios, usará aplicaciones y comprará desde un celular va a crecer de manera muy notable.

4) Integrarse. Ustedes seguramente no son los únicos actores presentes en un mercado. Por ejemplo, en el caso de quienes se ocupan de hacer marketing de un destino, ¿se comunicaron con aquellas personas que tienen blogs, sitios, comunidades dedicadas al lugar que promueven? En lugar de concentrarse sólo en su sitio, ¿no cree que sería importante apoyar esas iniciativas? ¿Acaso el objetivo no es mejorar la relevancia turística del destino? Hoy no es necesario recurrir a los medios para cualquier estrategia de marketing; identificar a los usuarios valiosos de la Red e integrarlos a una estrategia más amplia puede ser una excelente idea.

5) Diferenciar. La promoción de empresas y destinos ha estado enfocada, durante largo tiempos, a los medios. Para ellos, funcionaban los FAMtrips definidos de principio a fin y las gacetillas. Pero a los bloggers y otros usuarios relevantes de Internet esas estrategias de promoción no les son tan útiles. ¿Cómo podría un blogger contar cómo organizar un viaje a un determinado destino, si un tercero lo ha organizado por completo?. Promover una empresa o destino en Internet implica pensar en otras estrategias para llegar a los usuarios.

¿Se les ocurre alguna “tendencia” que no haya mencionado? Desde ya, pueden dejar su aporte en la parte de comentarios.

Anuncios