iPad o las nuevas formas de mediar a la prensa más tradicional

Algunas semanas atrás, planteaba en Comunidades, periodismo y la desintermediación del contenido, cómo ciertas formas de acceso a la información estaban dejando de ser mediadas centralmente por el periodismo. Las mayores posibilidades de publicar en Internet están llevando a usuarios y empresas a saltearse, en muchas ocasiones, a los medios más tradicionales. En una mirada de ese tipo, el periodismo habría pasado a ser una opción más a la hora de informarse, y ya no la dominante. Pero, como todo análisis razonable debe concentrarse en las relaciones, y no creer que las tendencias van únicamente en un sentido, hay que dar cuenta del fenómeno contrario: ¿no será también que también estamos construyendo otras formas de intermediación a la información, que se construyen junto a la desintermediación con respecto a otras?

Si pensamos en el mercado de viajes, en las últimas semanas hemos analizado como Apple, Facebook y Google (enlaces al final) buscan posicionarse como “la” interfaz de acceso al mercado turístico, desde contenidos hasta venta de productos.

En el caso de los contenidos, seguramente el más agresivo viene siendo Apple. De hecho, Steve Jobs dijo hace muy poco que “necesitábamos opinión editorial más que nunca” y que “no quiero una nación de bloggers”. No voy a ser yo quien descubra que Jobs es un tipo extremadamente inteligente. Su propuesta, a través del Apple Store, es transformarse en el nuevo gran intermediario de acceso a los contenidos de la prensa, y llevarse su comisión. Jobs vende sus intereses como si fuera futurología. Muy probablemente le vaya muy bien -y sea un gran negocio comprar acciones de Apple- pero no hay que olvidar que la línea entre “marcar tendencias” y dar cuenta de tus intereses no es tan marcada. La prensa más tradicional está muy interesada en encontrar fuentes nuevas de financiamiento, y el esquema cerrado y controlado de Apple le permite evitar el robo de contenidos. El negocio para Apple no está en bloggers independendientes; está en empresas con el capital suficiente para desarrollar aplicaciones atractivas para su entorno cerrado de venta de aplicaciones.

El iPad, un dispositivo muy poco novedoso pero muy útil, es una buena muestra de cómo los contenidos de viajes -y de otros sectores también, claro- van a tener que pensar cada vez más en los dispositivos móviles. Al fin y al cabo, desde allí los usuarios van a acceder a los contenidos. Celulares, tablets, e-book readers, son algunas de esas plataformas, sobre las cuáles tendremos diversas propuestas de intermediación y desintermediación de contenidos.

Las propuestas de desintermediación que las redes sociales, blogs y otros plataformas de publicación en Internet están planteando frente al periodismo están en relación con el surgimiento de nuevas propuestas de intermediación para la prensa. La inteligencia de las propuestas que han surgido en los últimos años es cómo combinar sus habilidades para relacionarse de manera más cercana a los usuarios de Internet -algo donde la prensa siempre tuvo muchos problemas- junto con estrategias de construir aplicaciones y propuestas que también puedan llegar a esas nuevas formas de intermediación de contenido a través de Apple, Amazon, Google, y sigue la lista.

Se darán cuenta que estamos frente a un futuro donde se marcan muchos desafíos para la prensa, bloggers y otros actores del mercado de la publicación en Internet. Desafíos que las empresas tendrán que seguir, porque necesitan del contacto con los usuarios que les proveen medios, blogs y redes sociales.

Entradas anteriores sobre el tema de nuevas formas de intermediación, particularmente centradas en el mercado de viajes:

Google, turismo y mercados verticales
Facebook como intermediario en el mercado de viajes
Apple quiere su porcion del mercado de viajes

Anuncios