Otras formas de crear contenido en Internet

En las últimas semanas, por una serie de trabajos puntuales que vengo desarrollando, estuve usando mucho Facebook, en particular, y Twitter -aunque éste último en realidad siempre lo usé mucho. A partir de esa experiencia práctica, se me ocurrieron algunas ideas para orientar el trabajo que, de a poco, muchos estamos aprendiendo a hacer. El “social media”, que le dicen. Lean, entonces, esta entrada como un “trabajo en progreso”, con algunas hipótesis que ya veremos como funcionan a futuro.

Uno de los puntos que más me interesa es cómo se construye la relevencia de lo que publicamos. En algún momento, el discurso periodístico dominaba la agenda. Lograr que algo accediera a ciertos niveles de difusión implicaban construirlo con los criterios de relevancia del periodismo, atendiendo al interés de los medios, la noticiabilidad, sus apuestas sectoriales, etc. Pero la creciente cantidad de nuevos soportes está llevando a que empresas y usuarios tengan contacto de otra manera. Por lo tanto, crear un sitio en la Red es hoy construir relevancia para los usuarios. Una tarea que durante mucho tiempo estuvo en manos de los medios, que eran los que “conocían” a la audiencia.

Y a los usuarios no les interesa en lo más mínimo las gacetillas de prensa, ni la noticiabilidad, ni las series de hechos. Su interés se articula sobre intereses más prácticos. Por ejemplo, en el caso de una comunidad de viajes, un interés evidente es obtener datos para organizar sus propios viajes. En ese sentido, tener un blog desde 2003 me ha resultado de enorme utilidad para asumir con mucha naturalidad el tema. Siempre he sostenido que la relevancia de un blog de viajes pasaba por contar experiencias valiosas, y que los lectores usaran para crear sus propias experiencias. En el caso de una comunidad de viajes, son los mismos participantes los que colaboran con ese cometido, e incluso pueden proponer la agenda de discusión -algo que en el caso del blog está normalmente en manos de quien lo mantiene.

Con esto no quiero decir que el discurso periodístico ya no sirva. Creo que tiene futuro en muchos aspectos de la vida social, pero ya no tiene esa presencia dominante de 15 años atrás. La abundancia de soportes que permiten publicar de manera económica permite a las empresas y a los usuarios saltearse, en determinados mercados, a los medios más tradicionales. Hace mucho que digo que esos medios no brindan información demasiado útil para los viajeros, pero creo que ya he escrito suficiente sobre ese tema -si les interesa, en Bloggers y periodistas, o las relaciones con la prensa en el campo turístico, una entrada de 2006, planteo algunos puntos relevantes de estas problemáticas.

En el caso de una comunidad social o espacio de interacción en la Web, la búsqueda de la relevancia y de los temas que le interesan a los participantes es una tarea permanente. La otra es, claro, lograr un buen clima de conversación, alentar la colaboración, estimular a que los participantes confíen en la comunidad. Y que no prime sólo el interés de la empresa; si eso sucede, en realidad estamos en el tradicional discurso armado desde arriba, que no deja lugar para que los participantes propongan temas valiosos. No es una tarea sencilla, y la sensación que me da es que, simplemente, estamos apenas en los primeros pasos de este tipo de tareas.

Los blogs, por suerte, seguirán siendo esos espacios donde podremos volcar esas experiencias, pensar tendencias y buscarle la vuelta al asunto. Así que no tenemos que dejar de escribir en ellos, porque cumplen con una tarea que ni Facebook ni Twitter pueden tomar a su cargo.

Anuncios